Entrevista | Alfonso Pato Director del Festival de Cans

“Mi ilusión sería hacernos con un espacio propio y convertirlo en centro de producción”

“No me veo aquí mucho tiempo, la presión de la responsabilidad es demasiada”

Alfonso Pato, director del Festival de Cans.

Alfonso Pato, director del Festival de Cans. / ANXO GUTIÉRREZ

Con una resaca emocional y física de la que, dice, “tardaremos días en recomponernos”, el director del Festival de Cans, Alfonso Pato, hace un balance positivo de la vigésimo primera edición del certamen. Con la voz todavía algo tomada, atiende la llamada de FARO para rememorar los hitos de esta edición, como la primera visita de un ministro de Cultura; reclamar más apoyo de las administraciones a este tipo de eventos realizados en el rural; y mirar hacia un futuro que pasa por el relevo generacional del equipo directivo.

–Se acabó otra edición más de Cans. ¿Qué balance hace?

–Un balance muy positivo, a pesar de todo un sábado lloviendo. Para la proyección de la película As Neves hubo que habilitar una segunda sesión porque quedó mucha gente fuera; para la película de apertura, Alumbramiento, había 250 personas y también quedó gente fuera. Las entradas se vendieron una semana antes y después hubo momentos muy fuertes emocionalmente. Cans nos deja baldados físicamente, pero también emocionalmente.

–¿Cuál fue para usted el momento más especial de esta edición?

–Hubo muchos, pero el homenaje a Kepa Junkera fue tremendo, con la participación de músicos muy conocidos como Xabier Díaz, Uxía, Anxo Pintos o Budiño, y otro muchos de Portugal, de A Fonsagrada, de Costa da Morte, generaciones más jóvenes como Fillas de Casandra o De Ninghures y todos los vecinos tocando. Él estaba muy emocionado. Ese y el momento de Janet Novás con su Goya en Cans. Ahí creo que lloramos todos, porque vimos crecer a Janet y, que una aldea pequeña como la nuestra, haga un festival de cine y que una chica de aquí gane un Goya, es realmente especial.

"El festival tiene que entrar en una reflexión y un debate sobre el futuro de las personas que estamos al frente"

–Después de todo lo visto en la última semana, ¿en qué momento diría que se encuentra el audiovisual gallego?

–Pues mira, en esta edición se quedaron muchos cortos fuera que hace años hubieran entrado en la competición. Eso quiere decir que la competición se va elevando y yo creo que salieron unos ganadores que están muy bien. Nos encanta poner a gente en el mapa, como este año a Pablo Dopazo, que fue el triunfador con O frío, o Daniel Pérez Silva, que ganó la categoría de Furacans. Nos gusta mucho traer a creadores nuevos, que creo que van a hacer películas interesantes en el futuro. Creo que esto va a seguir creciendo. El pasado año una película en gallego como O Corno, de la que vimos las primeras imágenes en Cans, ganó el Festival de Málaga. Tenemos que habituarnos a que pasen más cosas como esa, porque creo que van a pasar más veces

–El festival recibe apoyo económico de varias administraciones, ¿es suficiente?

–Nosotros no somos una empresa ni estamos aquí para ganar dinero; estamos para cubrir la esencia de esto, pero el problema es que toda la gente que está aquí o viene a tiempo completo o a tiempo parcial como es mi caso. Es un sacrificio demasiado grande para la remuneración que pueda tener. Esto de la cultura es muy sacrificado porque nos gusta hacerlo, ponemos mucha pasión, pero luego tenemos que dedicarnos a muchos más trabajos para llenar nuestra nevera. Hay un desajuste ahí que es un problema de cara al futuro que veremos cómo se puede arreglar o si tiene arreglo.

"Me gustaría que se pudiera proyectar cine y actividades todo el año. Que pudiéramos funcionar casi como un centro educativo"

–¿Qué mejoras o novedades le gustaría implementar en futuras ediciones?

–Mi ilusión sería poder hacernos con un espacio en propiedad, que ya estuvimos a punto de negociar, aunque desgraciadamente no pudo ir adelante, y convertirlo en un centro de producción en el que pueda haber cine y actividades todo el año. Que podamos funcionar casi como un centro educativo. No sé si llegará algún día o si tendremos fuerzas para llevarlo a cabo, pero sin duda cambiaría el rumbo del festival, tener un espacio propio desde el que actuar.

–¿Qué futuro le augura al Festival de Cans?

–Habrá que reflexionar. Tenemos una organización que maduró mucho y sabe hacer bien las cosas, pero yo, sinceramente, no me veo aquí mucho tiempo. No por hacer el festival, que me encanta, sino por la presión de la responsabilidad, que a veces es lo que más me desgasta. Es demasiado.

–Entonces, ¿están en vías de buscar relevo generacional?

–Sí, tenemos que intentarlo seguro, porque es lo natural. Yo soy de los que siempre criticó a los que se aferran a los cargos, aunque bueno, los que se aferran ganando mucha pasta, lo cual no es el caso. El festival tiene que entrar en una reflexión y un debate sobre el futuro de las personas que estamos al frente.

“Nos ponen a competir con premios como los Feroz o Platino, que no tienen nada que ver con nosotros”

–Este año doble representación del Gobierno de España, con la visita de la vicepresidenta Yolanda Díaz y el ministro de Cultura Ernest Urtasun. ¿Qué ha significado esto para el festival?

–Me parece un hito histórico para el Festival de Cans; no va un ministro de Cultura a cualquier actividad cultural de las miles que hay. Nos honra mucho y nos pone en el mapa. Pude trasladarle una serie de problemas que tenemos los festivales que se hacen en un contexto rural.

–¿Qué problemas?

–Los eventos que se celebran en un contexto rural son mucho más complejos de hacer por su dispersión; esa dispersión encarece la producción. Una amplísima parte del presupuesto del Festival de Cans se va en levantar esto desde cero. Nosotros nos presentamos a unas ayudas en las que se valora el festival por sus contenidos, pero la mayoría de festivales se celebran en cines o teatros, que tienen todas las dotaciones del mundo, cosa que aquí es desde cero. Hay muy pocos festivales en Galicia que puedan entrar en las ayudas del Ministerio de Cultura y la dotación que nos dan es muy baja comparada con otros. Además, nos ponen a competir con premios como los Feroz o los Platino que no tienen nada que ver con nosotros.

–Entonces, se marcha el ministro con deberes de Cans, no solo vino a hacerse la foto.

–No, el tiempo que estuvieron (Yolanda Díaz y Ernest Urtasun), vivieron intensamente el festival y hasta estuvieron tomando unas cañas y pulpo en la casa de unos vecinos. Yo les dije que estos días en Cans quedan abolidos los partidos y solo existe el PFC, en Partido del Festival de Cans. Yo siempre digo lo mismo, a nosotros nos gusta mucho que vengan los políticos, porque recibimos ayudas públicas y creo que deben venir a ver dónde se utiliza ese dinero y cómo se utiliza. También vino por primera vez un delegado del Gobierno. Otros políticos que asistieron fueron el conselleiro de Cultura y el presidente de la Diputación; y, el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, me llamó para decirme que no podía venir y mandarnos ánimos.

Suscríbete para seguir leyendo