En marcha el centro de día para mayores de Gondomar por un millón de euros

Las religiosas de Borreiros promueven el servicio, que ofrecerá 40 plazas concertadas | El Concello otorga la licencia de construcción y las obras arrancarán en mayo

Jardines del futuro centro de día de Borreiros, con la guardería  a la derecha.  // JOSE LORES

Jardines del futuro centro de día de Borreiros, con la guardería a la derecha. // JOSE LORES / Neli Pillado

El segundo centro de día para mayores de carácter público de la comarca del Val Miñor avanza al fin tras cinco años de complicados trámites urbanísticos. La junta de gobierno de Gondomar otorgó ayer la licencia a la congregación de las Misioneras de María Mediadora para construir el edificio que ofrecerá 40 plazas concertadas a tan solo unos metros de la guardería que también gestionan las monjas en la parroquia de Borreiros. Las obras arrancarán en mayo y la inversión prevista ronda el millón de euros, según explicaban ayer desde la comunidad religiosa.

La superiora, María José Argüelles Ordiz, y el asesor de la congregación, Alfonso Fontenla, celebraban ayer la esperada noticia. “Ya vemos la luz al final del túnel porque ya podemos empezar a hacer obras concretas”, explicaban después del largo recorrido burocrático. Y es que el proyecto que la comunidad presentó en 2018 requirió la aprobación de un plan especial de dotaciones e infraestructuras, una herramienta necesaria para desarrollar este tipo de iniciativas en suelo rústico. Su tramitación requirió exposiciones públicas, revisión de alegaciones y autorizaciones de hasta once organismos diferentes. Salió adelante en junio y la concesión de la licencia se demoró unos meses más hasta ayer. Los trabajos arrancarán en cuestión de un mes, según indicaba ayer el arquitecto que se ha encargado de diseñar el inmueble, Modesto Martínez Sienes.

Recreación del futuro centro de día para mayores de Borreiros.

Recreación del futuro centro de día para mayores de Borreiros. / Modesto Martínez Sienes

El profesional calcula en un año y medio la ejecución de las obras, aunque todo dependerá de la financiación. Las religiosas buscarán apoyo tanto en la Xunta, como en la Diputación y el Concello de Gondomar para desarrollar los trabajos. “La idea es empezar las obras y tratar de conseguir las ayudas de forma simultánea, trataremos de construir lo más rápido posible pero no dependerá solo de nosotros”, advierte Fontenla.

El edificio, de 700 metros cuadrados y planta baja, se levantará en una parcela de 13.000. Estará rodeado de jardines y senderos que lo comunicarán con la guardería. Los usuarios disfrutarán de amplios espacios iluminados de forma natural con grandes ventanales y dispondrán comedor con cocina propia, salas de rehabilitación, consulta médica y un pasillo bajo una cubierta acristalada para poder caminar aunque llueva.

“Este centro de día vén cubrir unha demanda social en todo o Val Miñor”, destaca el alcalde

La hermandad inicia asimismo las gestiones con la Consellería de Política Social para que financie las plazas de atención diurna a personas de la tercera edad y dependientes.

La creación del servicio es “unha moi boa noticia para Gondomar”, destacaba ayer el alcalde, Paco Ferreira, tras la junta de gobierno que concedió la licencia. “Este centro de día vén cubrir unha demanda social en todo o Val Miñor”, subraya el regidor, que alaba asimismo el diseño del edificio, “moi acorde co entorno, moi espacioso”, y agradece el “intenso traballo” de técnicos municipales y gobierno para sacar adelante el plan urbanístico que lo hizo posible.

Suscríbete para seguir leyendo