Piña: “Acabaremos el mandato con deuda cero y ninguna factura pendiente de pago”

El alcalde de A Cañiza informa que en tres años ha reducido en casi 3 millones la deuda del Concello

Luis Piña, ayer, en rueda de prensa.

Luis Piña, ayer, en rueda de prensa. / ANXO GUTIÉRREZ

A falta de tres meses para las elecciones municipales, el alcalde de A Cañiza, Luis Piña, anuncia que “remataremos el mandato con deuda cero y sin ninguna factura pendiente de pago”. Esto será posible gracias a un segundo plan de proveedores al que se acogerá el Concello, que en tres años ha recortado su deuda en 2,8 millones de euros. Actualmente, A Cañiza deben todavía 1,4 millones de euros y tienen en la cuenta bancaria algo más de 530.000 euros: 85.000 euros de fondos propios y otros 445.000 euros de fondos europeos que le fueron adelantados para sufragar las obras de la piscina climatizada.

El Ayuntamiento se acogerá a un segundo plan de proveedores para abonar los 1,4 millones que todavía debe

El regidor, convocó ayer a los medios de comunicación para explicar cómo ha sido posible reducir la deuda, que a finales de 2019 ascendía a 4,3 millones de euros, “herencia del anterior gobierno local”, dejó claro. Esto ha supuesto “una auténtica losa encima de la gobernanza”, definió Piña, que también repitió en varias ocasiones la palabra “calvario” para referirse a esta situación, aunque reconoció que, aunque “generó dificultades en el día a día, a nivel de gestión estoy muy satisfecho”.

Así pues, en tres años (entre diciembre de 2019 y diciembre de 2022), el Concello pasó de los 4,3 a los 1,4 millones de euros adeudados a proveedores. Para ello, se contrató una auditoría y se apostó por una estrategia de pago “más lenta para causar el menor daño posible”. Asimismo, A Cañiza fue a un primer plan de acreedores del Gobierno del Estado con el que logró pagar 1.149 facturas pendientes, que se traducen en 1,2 millones de euros. Para ello, el Gobierno retendrá al Concello una parte de los fondos que le corresponden durante los próximos 8 años hasta que paguen el importe de lo adeudado.

“Estuvimos a punto de colapsar” porque “tuvimos problemas para garantizar el suministro de gasóleo”, reconoce el alcalde

“Lo más duro ha sido tener que deberles dinero a los proveedores porque dificulta el mantenimiento de los servicios municipales”, valoró Piña, reconocimiento que “estuvimos a punto de colapsar” porque “tuvimos problemas para garantizar el suministro de gasóleo”. “Esto hubiera paralizado el Concello por completo”, lamenta el alcalde, indicando que, para más inri, se produjo un aumento considerable del gasto en combustible.

Otra de las cosas que dificultaron el día a día de la vida municipal fue, según el alcalde, las reclamaciones judiciales de los proveedores que querían cobrar por los servicios prestados al Concello. Piña habló de “acoso judicial” y también indicó que, gracias al plan de proveedores, a una estricta política de austeridad y a que “peleamos todos los precios”, a día de hoy, puede anunciar que se despedirá del mandato con la crisis económica del Concello resuelta. “Estoy muy satisfecho por la gestión”, concluyó.

Suscríbete para seguir leyendo