Hasta 64% DTO Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un profesor de Matemáticas sin denuncias por violencia de género

Ángel Rodríguez da Costa ha sido detenido este lunes como presunto autor del asesinato machista de Beatriz Lijó Gesteira, encontrada muerta en su casa de Baiona

La casa de la víctima en el barrio de Percibilleira, en Baiona, donde tuvo lugar el crimen. En el recuadro, el presunto asesino. Ricardo Grobas

La Policía Nacional ha detenido este lunes en Ourense a Ángel Rodríguez da Costa como presunto autor del asesinato de su expareja, Beatriz Lijó Gesteira, cuyo cuerpo fue encontrado este domingo en la entrada de su casa en el barrio de Percibilleira en Baiona.

'Lito', como es conocido entre sus allegados, tiene 46 años y es profesor de Matemáticas. Según ha podido saber este periódico, agresor y víctima trabajaron juntos hace años en una restaurante de Praia América. Tenían dos hijos, de 9 y 7 años, delante de los cuales habría cometido el crimen para posteriormente llevarlos a casa de los abuelos paternos.

Sobre el hombre no constan denuncias previas de malos tratos, aunque fuentes cercanas a la familia afirman que es una persona muy celosa que maltrataba psicológicamente a su expareja.

Químico de profesión, Ángel R.D. trabajó en el sector privado antes de dedicarse a la enseñanza. Como profesor ha estado haciendo sustituciones en diversos centros educativos y actualmente es interino en el IES Pedro Floriani de Redondela, donde imparte clases de Matemáticas desde el pasado mes de enero. Beatriz Lijó llegó a ejercer como abogada, aunque ahora era funcionaria de Hacienda.

Ambos se separaron cuando ella estaba embarazada de su segundo hijo y actualmente mantenían un pleito por la custodia de los niños en el juzgado de Familia. La víctima vivía con los dos menores en la vivienda, de reciente construcción, donde tuvo lugar el crimen.

El presunto asesino, vecino de Sabarís, se dio a la fuga tras el asesinato pero al llegar a Ourense se presentó voluntariamente en la comisaría de la Policía Nacional, donde se entregó. Allí no ha querido declarar y ha sido trasladado a la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra para iniciar las diligencias.

Compartir el artículo

stats