Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia tramita la declaración de la pesca en las “pesqueiras” del Miño como patrimonio inmaterial

España debe formalizar su reconocimiento nacional, como ha hecho Portugal, para aspirar conjuntamente a su protección ante la Unesco

Dos pescadores sobre una de las “pesqueiras” de Arbo. Anxo Gutiérrez

La Xunta de Galicia tramita la declaración del arte de pesca en las “pesqueiras” del río Miño como Patrimonio Cultural Inmaterial. Una catalogación que Portugal ha concluido recientemente. El pasado 30 de noviembre el país luso publicaba en el Diario da República la inscripción de la “Pesca en las pesqueiras del río Miño” en su Inventario Nacional do Patrimonio Cultural Inmaterial.

La solicitud para que el arte de pesca en las pesqueiras del Miño sea inventariada como patrimonio cultural inmaterial ha partido, conjuntamente para los márgenes portugués y gallego del Miño, de la Agrupación Europea de Cooperación Territorial do Río Miño (AECT Río Miño) ya en 2020. Sin embargo, la Dirección General del Patrimonio Cultural de Portugal ha formalizado su registro antes que su homóloga en Galicia. “Una vez que Portugal lo ha inscrito, es cuestión de tiempo que Galicia, que es quien tiene las competencias en el margen español, lo haga también. Después de estos días festivos retomaremos los contactos para que la Xunta lo registre y poder así continuar conjuntamente ambos países en la tramitación para conseguir que las artes de pesca en las pesqueiras del Miño sean declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco” explica Lois Pérez Castrillo, secretario técnico de la AECT Río Miño.

España, a diferencia de Portugal, tiene transferida la competencia sobre el patrimonio a las autonomías, de ahí que deba ser Galicia quien tramite su catalogación. Una vez que figure en el inventario nacional del patrimonio cultural inmaterial de ambos países, la previsión de la AECT Río Miño es solicitar su protección por la Unesco declarándola Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En el margen gallego del río Miño, entre Salvaterra, As Neves, Arbo y Crecente, están activas en temporada unas 90 “pesqueiras”, desde las que se captura lamprea pero también sábalo y salmón. “Con su registro como patrimonio cultural inmaterial se busca la protección de las artes de pesca, su transmisibilidad, pero también de lo que rodea a este arte, la oralidad, los cuentos, la gastronomía, las construcciones en sí, su potencial turístico...” explica Pérez Castrillo.

Pescadores en una "pesqueira" en el río Miño. ANXO GUTIÉRREZ

Por su parte, la Asociación O Trabadoiro, de pescadores de las “pesqueiras” del margen gallego del Miño, considera que el reconocimiento de la pesca en las “pesqueiras” como Patrimonio Cultural Inmaterial “es un nuevo paso para su puesta en valor, como patrimonio vivo que desarrollamos en nuestro territorio del mismo modo que hace más de 1.000 años, pero es insuficiente sin la protección de las “pesqueiras” en sí, porque sin bien no habrá arte, y muchas de ellas están abandonadas y su derrumbe es inminente” advierte Florencio Gago, secretario de O Trabadoiro.

A este respecto, la AECT Río Miño explica que la declaración de las "pesqueiras" como Bien de Interés Cultural (BIC) por parte de la Xunta, requiere previamente de su registro en los respectivos inventarios municipales de cada ayuntamiento. “Nosotros podemos apoyarlo pero debe partir de ese registro a nivel municipal como están inventariadas las iglesias y otros bienes patrimoniales” explica Pérez Castrillo. Deberá contar por tanto con la implicación de los propios ayuntamientos para hacerlo posible.

Compartir el artículo

stats