Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Loli y Juan, una vida para los gatos

Esta pareja de jubilados lleva 23 años en Salceda preocupándose de los felinos

Dolores Ameneiro y Juan Martínez, ayer, con varios gatos callejeros en Salceda. Anxo Gutiérrez

Cuando la peluquera viguesa Dolores Ameneiro se jubiló decidió asentarse junto a su marido, Juan Jesús Martínez Alonso, en Salceda. Ambos encontraron en esta localidad un lugar ideal para disfrutar de su nuevo tiempo. Transcurrieron 23 años desde aquel momento, los años fueron pasando y ahora ella tiene 78 y él 80.

Pero, primero en Vigo, y después en Salceda, existe en sus vidas una responsabilidad que se ha convertido en un elemento motivador: cuidar a los gatos callejeros. “Yo ya lo hacía en Vigo, en la calle Anduriña”, explica Loli, “pero desde que me desplacé a Salceda lo he tomado como una responsabilidad propia, para mi alimentar a los gatos es como una droga”, indica. Explica que en Salceda atienden a tres colonias, una de ellas en la parte trasera del Mercado de Abastos, donde actualmente hay 12.

“Principalmente lo que hacemos mi marido y yo es darles de comer, aunque también nos hemos ocupado de la castración de algunos ejemplares, recientemente gastamos 700 euros en esto, porque hay que evitar que las colonias sigan creciendo”, explica. Los gatos ya les esperan por la mañana cuando se acercan a darles de comer. “Nos conocen porque saben que les protegemos”, dice.

Atender a los gatos supone para ellos un gasto mensual del 25% de sus ingresos

decoration

En su casa hay temporadas que acoge varios ejemplares, busca casa para algunos de ellos y su labor, a veces, le cuesta problemas con otros vecinos y vecinas. Así denuncia que en alguna ocasión tuvo que llamar al Seprona ante la aparición de veneno.

Detrás de la atención a las colonias de gatos en las villas y ciudades está la contribución a evitar plagas de roedores o cucarachas, pero para Loli “lo nuestro es una pasión por estos animales” e indica que supone para ellos un gasto mensual de un 25% de sus ingresos.

Asegura que la anterior concejala de Medio Ambiente, Carla Pérez, colaboraba facilitándoles comida “porque al final lo que hacemos es colaborar con el Concello, ya que estos deberían hacerlo ellos, pero nosotros lo hacemos encantados”. Añade que en el actual mandato ya no es lo mismo, “pues si al principio parecía que había interés y preocupación directa por parte de la alcaldesa Castiñeira, ahora teniente de alcalde, vemos que la falta de sensibilidad y la ausencia de soluciones del actual concejal de Medio Ambiente, Sr. Coto es total, he hablado con él muchas veces, buenas palabras, que lo pensaba llevar a pleno... pero no muestra preocupación alguna... Me dijo que si se hacía la compra del pienso en tiendas locales el Concello podría pagarles, pero después de meses sin hacer nada voy a las tiendas y no le fían al ayuntamiento y dicen que no sirven, así que seguimos comprando el pienso y pagando cuando hay que ir al veterinario”.

"Seguimos comprando el pienso y pagando cuando hay que ir al veterinario”, explica Dolores Ameneiro

decoration

Además de alimentarlos explica que a estas colonias habría que desparasitarlas y castrarlas e incluso buscarles sitios para dormir. “pero la desatención es total”. Añade que habló con la teniente de alcalde “pero nos dijo que es un asunto de su compañero de Medio Ambiente y que no puede intervenir, aunque si nos ha dicho que podría colaborar, a través de Parques y Jardines en hacer hacer unas casitas para resguardar a los pobres animalitos y nos parece muy bien”.

Dolores explica que Juan será operado el viernes “y yo no puedo con las piernas” y esto hace que sienta “una impotencia terrible" por no poder atender a estos animales y saber que no hay quien lo haga.

Compartir el artículo

stats