Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los baños de bosque llegan a Gondomar

Céline Girardon dejó atrás 15 años como directora de proyectos en el sector del automóvil para dedicarse a la terapia forestal contra el estrés

Céline Girardon es la guía de los baños de bosque que se ofertan en Couso. | // JOSE LORES

En Gondomar no hay playa, pero se puede refrescar igualmente cuerpo y mente sin meterse siquiera en el agua de ningún río ni piscina. Los baños de bosque permiten conectar con la naturaleza y rebajar el estrés y los miñoranos ya pueden tomarlos gracias a Céline Girardon, una francesa de nacimiento y gallega de adopción que vive en Gondomar y que dejó su puesto de directora de proyectos en empresas del sector del automóvil para guiarlos.

No son paseos por senderos forestales sin más. Hay que seguir unos pasos para entrar en conexión con el entorno, pero sobre todo “con uno mismo”, explica la experta, que ofrece distintos tipos de terapias a través de su proyecto “Habla del bosque”. “Ayuda mucho para rebajar la tensión diaria tener espacios de vacío buscar la claridad que necesitamos para tomar decisiones”, indica. Son patrones que Céline aplica en sesiones dirigidas a personas de manera individual o en grupo, pero sobre todo a empresas y organizaciones para mejorar su comunicación interna y su clima de trabajo.

"Con la terapia forestal se reoxigena el cuerpo, se hace ejercicio, se duerme mejor y se baja el ritmo", explica la experta

decoration

Todo surgió a raíz de los problemas de comunicación que veía en el trabajo. Esta vecina de Peitieiros es ingeniera mecánica y durante su trayectoria de 15 años en empresas de la automoción se dedicó a gestionar grupos. “En estos últimos años, las empresas han sido cada vez más exigentes y, pese a las nuevas tecnologías, la comunicación era cada vez peor. Veía sufrimiento. Percibí una aceleración del estrés y empecé a formarme en gestión de personal, comunicación, coaching...”. Las clases eran en aulas y enseguida comenzó a investigar qué se podía hacer al aire libre. “Un día se cruzó en mi camino en 2018 un artículo de baños de bosque, que vienen de Japón, y ahí surgió todo”, recuerda.

“Me enganché a los baños de bosque porque me parecen una herramienta increíblemente poderosa”, deja claro. Así que se formó y es guía certificada por tres escuelas internacionales. Trabajó con el Forest Therapy Institute y forma parte de En Chemin Vers (una asociación francesa de esta práctica). Uno de sus últimos trabajos ha sido para el Sergas, unas jornadas dirigidas a directores médicos y prescriptores en junio.

Hasta hace unos meses, compaginaba la actividad profesional como ingeniera con la terapéutica, pero decidió quedarse con la segunda por “agotamiento”.

Prefirió lo que consideraba más útil a nivel individual y colectivo. “Con la terapia forestal se reoxigena el cuerpo, se hace ejercicio, se duerme mejor y se baja el ritmo. Si las personas llegan mejor a casa cuidan mejor de su familia, si llegan mejor al trabajo serán más eficientes. Es básico para las empresas, para los hogares, para la sociedad”, concluye.

La primera sesión tendrá lugar en Couso el domingo 21

Quien desee comprobar en qué consiste un baño de bosque y experimentar sus beneficios puede participar en el que convoca Céline en colaboración con la comunidad de montes de Couso en el Bosque da Lingua. Será el próximo día 21 de agosto, domingo, de 10.30 a 12.30 y los interesados pueden inscribirse a través del correo celine@habladelbosque.es. Los asistentes saldrán “con herramientas para tomar sus propios baños de bosque sin ayuda”, asegura la guía que se plantea su trabajo como un servicio social. “Cuantas más personas sepan hacer esto, más equilibradas estarán y mejor salud mental y social tendremos todos”, añade. De paso, conocerán el proyecto cultural que los comuneros tratan de sacar adelante, una especie de parque temático en medio de la naturaleza para promover la lengua y la cultura gallegas. La entidad tiene en marcha una campaña de crowdfunding para conseguir los 21.650 euros necesarios. Faltan 13.340 y con lo recaudado han construido ya un anfiteatro.

Compartir el artículo

stats