Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nigrán crea su segundo huerto urbano

Cuarenta familias cultivan sus hortalizas ya en A Ramallosa y la demanda lleva al Concello a habilitar otra parcela en el parque Vázquez Grela, también coordinada por Somos Terra

Vecinos recogen sus primeros frutos en el huerto urbano de A Ramallosa.

Cada vez son más los vecinos del centro urbano que demandan espacios para sembrar sus propias verduras y hortalizas y el Concello de Nigrán prepara ya su segundo huerto comunitario en pleno centro. Tras el éxito del inaugurado hace tan solo cuatro meses en A Ramallosa, el gobierno municipal ha decidido redoblar su apuesta por esta iniciativa de conexión con la vida rural y la alimentación sana con una nueva parcela para el cultivo en el parque Vázquez Grela, junto a la Avenida Val Miñor.

El espacio del parque Vázquez Grela que se destinará ahora al cultivo comunitario.

“Queremos promover o autocultivo nunha contorna que actualmente é moito máis urbana que o interior do municipio, fomentar hábitos saudables e potenciar a sensibilidade ambiental”, señala el regidor, quien añade que “nos tempos actuais significa tamén un aforro nos petos dos usuarios” e unha aposta pola “sostibilidade”.

Son cuarenta las familias que trabajan activamente en el huerto municipal de la Praza Carlos Casares.. sobre el parking ubicado junto a la piscina mancomunada. Padres e hijos y abuelos que comparten las tareas del campo con sus nietos han recolectado ya su primera cosecha: calabacines, pepinos, judías, cebollas, lechugas, patatas, pimientos, berenjenas, fresas o tomates. En las próximas semanas esperan probar los primeros ejemplares de brécol, sandía, repollo o remolacha, entre otras variedades.

El sistema de cultivo en bancales diseñado por el colectivo Somos Terra para el Concello en A Ramallosa implica que todos los usuarios realizan trabajos conjuntamente y no en parcelas individuales, distribuyéndose después la cosecha de forma equitativa. Se establece un calendario de tareas y talleres para aprender sobre horticultura. “Funciona marabillosamente, no hay problemas en el reparto y todos respetan totalmente los frutos”, señala Raquel, una de las coordinadoras, que añade que los usuarios demandan trabajar en un lugar más amplio y directamente en la tierra, no en bancales con sustrato. Así será en el nuevo huerto, que estará listo en otoño.

Compartir el artículo

stats