Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baiona rondará el millón de euros en luz este año

El Concello encarga un estudio “farola por farola” para encontrar fórmulas que rebajen el recibo | El gasto previsto en limpieza y fiestas también se duplicará este año

La fortaleza de Monte Boi, con su iluminación nocturna. | // MARTA G. BREA

Como en cualquier hogar o empresa, el gasto eléctrico se dispara para la Administración pública y el Concello de Baiona calcula que su factura rondará el millón de euros este 2022, más del doble de los aproximadamente 440.000 que venía abonando anualmente. El gobierno municipal ha encargado una auditoría exhaustiva, “farola por farola, cuadro por cuadro”, en palabras del alcalde, Carlos Gómez Prado, para rebajar el golpe económico que supone el consumo de alumbrado y edificios públicos a las arcas locales, de en torno a un 10% del presupuesto anual.

Lo recomendable legalmente por su elevado importe sería sacar a concurso el contrato de suministro eléctrico, pero “los técnicos nos aconsejan esperar a que se estabilicen las tarifas”, explicó ayer el regidor. Mientras tanto, lo que pretende el equipo de gobierno es que “realicen un examen exhaustivo para saber cuál es la realidad y cómo podemos actuar”, argumentó el alcalde tras el pleno extraordinario urgente de ayer, en el que se reconocieron 300 facturas fuera de presupuesto por importe aproximado de 750.000 euros, entre ellas varias correspondientes al consumo eléctrico.

El pleno reconoce 300 facturas fuera de presupuesto que suman 750.000 euros

decoration

Todas se pagarán con cargo al remanente de Tesorería, es decir, el ahorro municipal, que ronda los 2,5 millones y al que se cargará también la próxima reforma del paseo Pinzón presupuestada en 900.000 euros. Un cúmulo de gastos extra que el principal partido de la oposición, el PP, considera un “despropósito” porque “se trata de cuestiones que podían preverse perfectamente” en las cuentas aprobadas en marzo, de 10,5 millones.

Arribada, Anunciada y Baiverán

Los gastos en fiestas también registrarán una importante escalada en este ejercicio, de casi el doble. Entre las facturas aprobadas ayer se encuentran las que suman 125.000 euros a los 80.800 presupuestados para la Festa da Arribada. Del programa cultural de verano, el Baiverán, se suman 115.000 euros a los 147.000 euros previstos.Y a los 120.000 euros reservados para la Festa da Anunciada, que arrancó ayer, se añaden otros 45.000. En total, el Ayuntamiento destinará 616.000 euros a sus principales actividades festivas frente a los 341.000 recogidos en su proyecto económico para 2022.

Los trabajos de mantenimiento de la réplica de la carabela “La Pinta” también aparecen en la relación de facturas reconocidas ayer, por un total de 89.191 euros. Un gasto “necesario” para el gobierno local, que para el PP es una “muestra de la falta de previsión del tripartito, que no lo reflejó en el presupuesto municipal “pese a saber de sobra que cada cinco años tiene que ir al astillero.

Contrato de limpieza

Baiona incrementará asimismo considerablemente la partida destinada a limpieza de edificios públicos, entre ellos, los colegios. Tres años después de vencer el anterior contrato, la Corporación aprobó ayer sacar a concurso el servicio por 1,9 millones de euros por cuatro años. Lo que supone un incremento económico del 72%. El aseo de las escuelas y dependencias municipales, subirá porque “se emplearán muchas más horas”, señaló Gómez. “Teníamos quejas de que no eran suficientes las horas estipuladas para mantener a punto los colegios y ahora incluimos también el parking municipal de O Aral en el contrato”.

Unanimidad para borrar el campo de golf del PXOM

Todos los grupos representados en la Corporación municipal votaron a favor de la aprobación inicial de la retirada del Plan de Infraestruturas e Dotacións de As Costeiras del Plan Xeral de Ordenación Municipal, lo que significa eliminar cualquier rastro del controvertido campo de golf de Baredo del planeamiento. Ahora se abrirá un plazo de exposición pública de dos meses para presentar alegaciones, una vez contestadas tendrá que aprobarse provisionalmente en pleno y será la Xunta la que dé el visto bueno definitivo al borrado del proyecto. Todos los pasos deberán completarse en apenas 8 meses para no tener que empezar de nuevo con los trámites después de cuatro años de espera, ya que el 25 de marzo de 2023 caduca la evaluación ambiental estratégica de la Xunta sobre la modificación urbanística.

Compartir el artículo

stats