La capital de A Paradanta se estrenó ayer como uno más de los ayuntamientos que recurren a los disfraces para tematizar una fiesta veraniega de risas y diversión aseguradas. El pregonero, que presentó a mediodía el I Entroido de Verán da Cañiza, fue el diseñador Cristóbal Vidal, quien destacó del municipio “ademais do xamón, todos nós, os aldeanos e pueblerinos da Cañiza”. La fiesta incluyó juegos infantiles, desfile y concurso de comparsas, música latina y DJ’s.