Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juzgan al anterior jefe de la Policía de Gondomar y a dos vecinos tras pelearse en la calle

El fiscal pide 21 meses de prisión para los dos hombres que lo agredieron y para él, una multa de 400 euros por abofetear a uno

La Jefatura de la Policía Local de Gondomar. RICARDO GROBAS

Una pelea en plena céntrica calle Eduardo Iglesias entre el anterior jefe de la Policía Local de Gondomar y dos vecinos ha acabado en los juzgados. El oficial, que ya no forma parte de la plantilla, y los otros dos hombres se sentarán en el banquillo de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial, con sede en Vigo, este miércoles, día 29, después de propinarse golpes en cara y cuerpo hace casi tres años.

La Fiscalía pide penas de prisión para los dos acusados de agredir al agente, concretamente 21 meses, por sendos delitos de atentado contra la autoridad y 500 euros de multa por otros dos leves de lesiones. Al oficial le atribuye un delito leve de lesiones y solicita para él una sanción de 400 euros.

La acusación pública considera que el oficial se excedió en sus funciones

decoration

Los hechos sucedieron a las once de la mañana del 5 de julio de 2019 en las inmediaciones de un taller mecánico ubicado en la citada calle. La trifulca se produjo a raíz de una multa de aparcamiento. Según reza el escrito de acusación que formula la Fiscalía, la patrulla policial, integrada por el que entonces era jefe de la Policía Local y un auxiliar, dejaba una denuncia sobre el parabrisas de un automóvil estacionado allí. Al percatarse de que lo hacían, el propietario del coche salió del establecimiento y comenzó a increpar a ambos funcionarios “introduciendo la cabeza por la ventanilla del vehículo policial, motivo por el cual estos se apearon del coche”.

En ese momento, el dueño del vehículo denunciado “propinó un puñetazo en el pómulo izquierdo” al oficial, quien, “excediéndose en sus funciones profesionales durante el desempeño de su labor”, indica el texto de la acusación pública, le respondió con una bofetada en la cara. El otro policía se dirigió a ambos mientras forcejeaban en el suelo y un empleado del taller salió y lo sujetó por detrás. El auxiliar logró zafarse y alcanzar al oficial y al propietario del coche multado al mismo tiempo que el trabajador del negocio agarró por el cuello al jefe policial, que se llevó otro puñetazo en el rostro, mientras que su compañero recibió un codazo en el ojo izquierdo.

Los dos efectivos policiales y el titular del coche denunciado acabaron con heridas diversas en la cara y en varias partes del cuerpo.

Compartir el artículo

stats