El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha desestimado el recurso del Ayuntamiento de Mos, de manera que ratifica la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Número 3 de Pontevedra que anuló la licencia de obra concedida al Real Club Celta de Vigo para la construcción de vestuarios e instalaciones auxiliares junto a los campos de entrenamiento de la Ciudad Deportiva AFouteza, en la parroquia mosense de Pereiras.

Según el Concello de Mos, que tuvo acceso al documento, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia estima que es necesario un Plan Especial que ampare las obras realizadas. El lunes, la junta de gobierno mosense aprobó este proyecto urbanístico que dará la legalidad a las obras.

La sentencia argumenta que las infraestructuras construidas por el Celta –un campo de fútbol doble de 16.576 metros cuadrados con un aparcamiento de 5.500 metros cuadrados, a lo que hay que sumar los vestuarios– no son unas meras instalaciones deportivas al aire libre, sino que responden a un equipamiento deportivo privado y por tanto, para que se autorice su ejecución en suelo rústico, debe elaborarse previamente un Plan Especial de Dotaciones e Infraestructuras, algo que, en este caso, no se hizo.

El Concello de Mos anunció que recurrirá en casación el fallo “dado que desde la Administración local mosense no se coincide en criterio con la sentencia, ya que se defiende la legalidad del título urbanístico por licencia municipal”.

Concello y Celta consideran que se trata de una cuestión de forma

Fuentes municipales, al igual que hizo en su día el Celta de Vigo, señalan que la sentencia se basa en una cuestión de forma “considerando que los permisos deberían haber sido concedidos dentro de un Plan Especial de Dotaciones y no a través de licencia municipal. Por lo tanto desde el Ayuntamiento se mantiene que las obras no son ilegales. Son totalmente compatibles y autorizables urbanísticamente en suelo rústico, además de estar avaladas por los técnicos municipales y contar con informes favorables de la Xunta de Galicia, Confederación Hidrográfica del Miño-Sil y AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea)”.

Se insiste desde la Administración municipal con el Plan Especial de Dotaciones, la Ciudad Deportiva siempre quedará respaldada por la legalidad urbanística. “De forma que no se discute que se pueda emplazar en suelo rústico, sino que lo que se está debatiendo es si entra en uno u otro de los preceptos citados y, en consecuencia, precisa de un plan especial”. Sobre este añaden que podría ser definitivo en un mes.