Hace apenas un mes que el Concello de Baiona levantaba un tramo de la céntrica Avenida Elduayen para solventar su hundimiento a causa de fisuras en el subsuelo. Se reforzó la placa y volvió a colocarse el pavimento de piedra. Ahora los trabajos se trasladan unos metros al sur, a la Rúa Ramón y Cajal. La acera presentaba también una hendidura, aunque más leve que la anterior y los daños bajo la piedra también eran menores, según indica el concejal de Vías e Obras, Óscar Martínez. Los operarios refuerzan la estructura para evitar males mayores.