Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otro verano sin talaso gratuito en Baiona

El PP invirtió 150.000 euros en 2018 en el primer hidromasaje marino al aire libre de Galicia, que duró apenas un año | El tripartito descarta gastar “más de 50.000” en repararlo

La piscina de talasoterapia en la antigua cetárea de mariscos de Monte Boi lleva dos años inactiva. // ALBA VILLAR

Fue un proyecto estrella para el anterior gobierno del PP de Baiona. El primer balneario de talasoterapia al aire libre y gratuito de Galicia comenzó a instalarse en la antigua cetárea baionesa de Monte Boi a finales de 2018. Se ejecutó en dos fases y la inversión se aproximó a los 150.000 euros, financiados con fondos europeos otorgados por el Grupo de Acción Costeira y de la Diputación de Pontevedra. Se estrenaba en 2019 con la intención de mantenerlo activo de abril a octubre como atractivo añadido a la villa turística. Duró poco más de una campaña. En agosto de 2020, el actual tripartito PSOE-BNG-Nós decidió retirar los grifos por ataques vandálicos y renunció a reparar el sistema de bombeo del agua, deteriorado por la acción del mar. El hidromasaje permaneció inactivo el pasado verano porque, tras encargar un estudio que cifraba los costes de reparación en 50.000 euros, los dirigentes municipales prefirieron centrarse “en otras prioridades”. A poco más de un mes de la próxima campaña estival, el argumento es el mismo.

El grupo popular puso el asunto sobre la mesa en el último pleno. Propuso la reactivación del complejo terapéutico único en Galicia y la moción resultó rechazada al votar en contra los tres socios de gobierno. Para los populares, “no hay justificación alguna para privar a los ciudadanos de Baiona de un hidromasaje natural que gozaba de gran éxito entre el público y que logró en pocos meses el reconocimiento internacional a través de prestigiosos premios como el The Best of Top 100 Destinations de Berlín”.

Pero el alcalde, Carlos Gómez, insiste en que las prioridades son otras, como por ejemplo “los más de 200.000 euros que costará reformar el deteriorado paseo fluvial de Baredo”, retirando un tramo de la pasarela de madera para trazarlo con una placa de hormigón sobre la tubería paralela al cauce. Indica además el regidor que, tras la vertiginosa subida de los materiales de construcción, los 50.000 euros calculados del arreglo se quedarán cortos.

El PP asegura que “no es cierto que el mantenimiento del talaso suponga un coste tan elevado, solo necesitaba una sencilla instalación” . Y subraya que “es triste que después de que el anterior gobierno invirtiese 70.000 euros –subvenciones aparte– en este proyecto pionero en Galicia, los baioneses solo hayan podido utilizarlo un verano”. La pandemia ya no es excusa, recalcan. “No quieren el talaso simplemente porque es un proyecto del PP”, sentencian los ediles del grupo popular, que dan el balneario natural por perdido y reprochan además la actitud de la presidenta de la Diputación, Carmela Silva. El concejal y diputado Ángel Rodal preguntó en el pleno provincial de abril por la cuestión y la dirigente le respondió que no tenía intención de pedir responsabilidades al gobierno local de Baiona por no mantener activo “un proyecto pagado con el dinero de todos los pontevedreses.”

El alcalde asegura no renunciar a recuperar el espacio terapéutico algún día pero para ello, indica, “habrá que buscar fondos”.

Compartir el artículo

stats