Hallazgo sorpresa el que protagonizaron a primera hora de esta mañana agentes de la Guardia Civil. Porque lo que menos podían pensar cuando se aproximaron al arcén es que el bulto que asomaba entre la maleza pertenecía al cuerpo de un joven, y tan vivo como bebido.

De acuerdo a la información divulgada por la Guardia Civil de Pontevedra en su cuenta de Twitter fue una patrulla del Destacamento de Tráfico de Porriño la que descubrió al joven. Estaba tumbado en los márgenes del kilómetro 13 de la carretera PO-552 , en la parroquia de Sabarís (Baiona), "aparentemente, en estado de embriaguez".

Finalmente los guardias llamaron a una ambulancia para que se responsabilizaran de la evacuación del joven.