Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bar de las pistas deportivas de Panxón, a subasta por tercera vez en una década

El Concello lo oferta por ocho años prorrogables a doce por un canon mínimo de 25.000 euros anuales tras invertir casi 50.000 euros en la reforma | Lleva casi cuatro años cerrado

La cafetería totalmente acristalada, tras finalizar la reforma. |

Tras casi cuatro años cerrada y después de una reforma integral, la cafetería del complejo deportivo de Gaifar, en Panxón, reabrirá este verano. El Concello de Nigrán ha puesto en marcha el tercer concurso público en diez años para contratar su explotación por un precio mínimo de 25.243,74 euros anuales y por un período de ocho años, prorrogables otros cuatro. Los aspirantes tienen hasta el próximo día 30 de mayo para presentar sus ofertas y pueden consultar el pliego de condiciones en la web municipal, en el apartado del perfil del contratante.

La empresa que se haga con la gestión del bar será la cuarta que pasa por el establecimiento. Pese a encontrarse a pocos metros de la playa y junto a unas pistas de tenis públicas muy frecuentadas, el local no ha acabado de cuajar. Es uno de los dos establecimientos hosteleros de titularidad municipal de Nigrán. El otro, el del centro de la tercera edad de A Ramallosa, sí funciona y el Ayuntamiento pretende sacar partido también a este. Por eso ha modificado las condiciones del contrato para hacerlo más atractivo. Además de incrementar el período de explotación, ha retirado la obligatoriedad de ocuparse de la zona verde y la deportiva al adjudicatario. Será la Administración municipal la que se encargue de mantener los jardines y de las canchas. “Parecíanos conveniente separar os dous aspectos tras as experiencias anteriores, para que mellore o funcionamento do conxunto”, considera el alcalde, Juan González.

Los pliegos contemplan un horario de apertura de 9.00 a 22.00 todo el año, con la posibilidad de cerrar un día a la semana entre los meses de octubre a mayo. El ocio nocturno queda totalmente excluido del local con el fin de evitar problemas de convivencia, como ocurrió en anteriores concesiones.

Y es que las relaciones de las tres gerencias anteriores con el Concello finalizaron con polémica. El Ayuntamiento clausuró la cafetería de manera forzosa en 2010. El gestor carecía de licencia de actividad y las instalaciones estaban tan deterioradas que había riesgo de desprendimientos, según informes técnicos. El local permaneció dos años cerrado y, tras el correspondiente concurso público fue adjudicado en 2012 por tres años. El gobierno local no prorrogó el contrato en 2015 al considerar que la entonces adjudicataria tampoco cumplía con el mantenimiento de la zona verde ni con la gestión de las pistas. Así que el bar volvió a clausurarse otro año hasta su última reapertura en 2016, también con un canon anual de 25.000 euros. Tras varios requerimientos por incumplimientos similares, el Ayuntamiento volvió a rescindir el contrato al adjudicatario en 2018.

Mejora de la estética y la accesibilidad

Las obras, en las que el Concello de Nigrán ha invertido 48.348 euros, consistieron en sustituir todos los elementos deteriorados y mejorar la accesibilidad del establecimiento. Se reparó la cubierta y se cambiaron los revestimientos además de mejorar la instalación eléctrica, de ventilación y la fontanería, además de eliminar las barreras arquitectónicas, dotando al complejo de aseos adaptados a personas con movilidad reducida.

Adicionalmente, con una finalidad estética, se han instalado piezas de madera en vertical en dos tramos de la fachada, la orientada hacia las pistas de tenis y la posterior, con el fin de limitar el impacto visual de las instalaciones. El resultado es un local totalmente diáfano y acristalado “en perfectas condicións para exercer a súa actividade”, destaca el regidor.

Compartir el artículo

stats