Hartos de “excusas” después de cuatro años de promesas, un grupo de vecinos de Baredo se plantaron ayer en el pleno de Baiona con camisetas y pancartas reivindicativas para exigir al gobierno municipal que borre de una vez por todas el Plan Especial de Dotacións e Infraestruturas das Costeiras del Plan Xeral, para garantizar que nadie pueda retomar el proyecto del campo de golf en el futuro.

En febrero dieron un ultimátum al alcalde, Carlos Gómez, que se reunió con los vecinos en el centro cultural de la parroquia para dar explicaciones sobre la demora en la anulación definitiva del controvertido proyecto. Les indicó que faltaba tan solo un informe de Costas para ultimar los trámites. Han pasado cuatro meses y “no hay nada de nada”, se quejan.

Temen que caduque el plazo para modificar el PXOM, en marzo de 2023, y que haya que empezar de nuevo el proceso, por eso advierten de próximas movilizaciones si el tripartito no avanza ya.