Decenas de vecinos de Pazos de Borbén se concentraron ayer ante el centro de salud en protesta por la falta de personal y para exigir “una atención primaria digna y de calidad”. El BNG, que se sumó a la convocatoria vecinal, asegura que “desde hace más de una semana el centro de salud carece del único médico que atendía, y aunque este fue sustituido por un par de horas, la mayoría de los usuarios fueron avisados para retrasarles las consultas o derivarlas a otros centros”.

El centro de salud de Pazos de Borbén fue renovado recientemente. Sin embargo la Consellería de Sanidade no acompañó la mejora del inmueble con una mayor dotación de personal sanitario. El BNG denuncia que este ambulatorio “tiene adscritas unas 1.600 cartillas de adultos y 150 de pediatría”, unas cifras que “deberían ser más elevadas” pues la población del municipio ronda las 3.000 personas. “Muchos vecinos se vieron obligados a cambiar su médico de familia a otros centros por las deficiencias del de Pazos, el nefasto servicio y la falta de especialista en pediatría”.

De hecho, según asistentes a la concentración, la médico que pasa consulta en Pazos muchas veces no puede atender a los pacientes por acudir a casos graves y domicilios. Los afectados son entonces derivados a consulta telefónica desde el centro de salud de Redondela.

El BNG presentó una iniciativa en el Parlamento de Galicia para instar a la Xunta a tomar medidas.