Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuatro décadas detrás de la barra

Los Premios Nigrán se entregan hoy y reconocen al propietario del bar Camoens y a los ya jubilados del Venus y El Refugio del Pescador

Javier Figueiró, propietario del bar Camoens, tras la barra.

“A xente de Panxón é espectacular, é co que me quedo deste negocio”. La frase de Gustavo Vidal deja claras las prioridades de muchos hosteleros de vocación, por muchas crisis o pandemias que se encuentren en el camino. El sector ha sufrido más que nadie los efectos de la crisis sanitaria y por ello el Concello lo convierte en protagonista de la gala de los Premios Nigrán que hoy se celebra en el auditorio a las 20.00. El propietario del popular restaurante El Refugio del Pescador ha puesto fin este año a cuatro décadas detrás de la barra en pleno puerto pesquero y recibirá una mención especial junto con Horacio Gomes, dueño de la reconocida pensión Venus y también retirado. Saldrá al escenario otro compañero todavía en activo, Javier Figueiró, que regenta el bar Camoens, abierto desde hace 80 años, para recoger el galardón en la categoría empresarial.

Satisfacción muestran los tres después de conocer la decisión del jurado. “Supoño que isto significa que as cousas se fixeron ben”, señala Gustavo Vidal, que fundó El Refugio del Pescador en 1982 y lo amplió en 1990 con un comedor en el primer piso. “Chegamos a servir 120 comidas ao día, en tempada alta eramos 8 persoas traballando”, recuerda.

Javier Figueiró, en su bar Camoens.

Mucho trabajo permanece también en la memoria de Horacio Gomes, que puso en marcha el Café Venus en 1976 con su esposa, Charo, tras retornar de la emigración en Francia. Enseguida empezaron a servir comidas y “el éxito fue rotundo”, rememora. Su “Bacalhau á Venus” fue tan popular que llegaron a enviarlo por mensajería a diversos puntos del país. En sus mesas se gestaron muchas de las negociaciones que, durante la Transición, no salían adelante en el salón de plenos del Concello. “En mi casa entraban de todos los colores, se saludaban y se respetaban”, asegura. No solo políticos municipales aparecieron por el bar. Históricos presidentes de la Xunta como Manuel Fraga o Gerardo Fernández Albor, el exministro Javier Solana y otras muchas personalidades disfrutaron de sus servicios.

En 1982, impulsados por el éxito del restaurante y el notable auge del turismo en la zona, el matrimonio abrió un pequeño hostal de 8 habitaciones que, con el tiempo, pasaría a tener 17 y a denominarse pensión, como en la actualidad.

Gustavo Vidal, dueño del restaurante El Refugio del Pescador.

Gustavo y Horacio son parte de una generación de hosteleros que sentó las bases del desarrollo turístico actual, como Javier Figueiró desde el bar Camoens, cuya historia es aún más larga. Modesto Pérez Pena y Dolores Fernández Iglesias lo abrieron como taberna tradicional, con tienda incluida, en los años 40 del pasado siglo. Eran los abuelos del actual propietario. Un campamento de soldados situado en las proximidades ayudó a despegar al bar, que heredó la madre de Javier, según relata él mismo. Cuando ella falleció, el negocio permaneció un tiempo cerrado, pero a él le picaba el gusanillo y con solo 17 años se puso al frente. Desde entonces ha sido un punto de encuentro vecinal. Tradicionalmente, sus mesas han albergado partidas de dominó y cartas de los más veteranos, pero también ha sido siempre el lugar donde se citaban los más jóvenes para “ir á discoteca”. Orgulloso del premio, asegura que “o trato cos clientes é o mellor. En tempo difíciles sempre me axudaron a seguir adiante”.

Los tres hosteleros con casi medio siglo de carrera figuran en la lista de premiados junto con las asociaciones vecinal y cultural de Camos en el ámbito social. El reconocimiento a la trayectoria educativa será para el colegio Humberto Juanes, mientras que la Asociación de Escolas de Surf de Patos recibirá el galardón en la categoría deportiva y la compañía Teatro do Ar, en la cultural. En el apartado de menciones especiales se encuentra asimismo Feliciano Figueiró, el maquetista de Camos que ha reproducido a escala numerosas catedrales y edificios emblemáticos de toda España desde su jubilación.

Compartir el artículo

stats