Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nigrán clama justicia para las víctimas del accidente de Salceda

San Pedro, parroquia de María Luisa Gondell, que falleció con sus dos hijos en el choque por el que se investiga a un porriñés que quintuplicaba la tasa de alcohol, se vuelca con la familia

Familiares y amigos de la mujer muerta hace un año en Salceda junto a sus dos hijos se concentraron ayer en A Ramallosa. | // RICARDO GROBAS

Desde hace un año una familia miñorana vive rota por el dolor. Una concentración ante la iglesia de San Pedro de A Ramallosa, parroquia nigranesa donde nació María Luisa Gondell, la mujer de 39 años que falleció junto a sus dos hijos de 13 y 6, clamó ayer justicia para los tres al cumplirse un año del brutal accidente que acabó con su vida. Un vecino de Porriño, A.L.R., de 33 años, será juzgado por el siniestro mortal. Según los datos de la investigación, el único superviviente del choque quintuplicaba la tasa de alcohol en sangre permitida y circulaba en sentido contrario.

La Fiscalía pide 5 años de prisión para el investigado y la acusación particular, 9

decoration

La familia acudió a la concentración con una pancarta en la que podía leerse “La vida de una madre y dos hijos. Con 5 años no hay justicia !”, en referencia a la petición condena por parte de la Fiscalía para el acusado. La familia, a través de la acusación particular, solicita nueve años, tope máximo en este tipo de delitos.

Ofrenda floral

El hermano de la víctima, Ricardo Gondell, destacó la necesidad de contundencia a la hora de aplicar justicia en el caso que afecta a su familia y consideró vergonzosa la petición de cinco años “teniendo en cuenta que no fue un simple descuido; fue algo mucho más grave, bebió hasta caerse redondo y cogió el coche llegando a circular a 128 km/h en un tramo limitado a 90”.

"No fue un simple descuido; fue algo mucho más grave, bebió hasta caerse redondo y cogió el coche", insiste el hermano y tío de los fallecidos

decoration

Tras el acto en el que participaron un centenar de personas, tuvo lugar una misa en recuerdo de las tres víctimas y posteriormente varios familiares se trasladaron al lugar del trágico choque para depositar flores. También colocaron la pancarta en el puente que cruza la carretera, la PO-510 en la zona de Alto da Brava. Ricardo explicó que acude al lugar cada día 19 desde que se produjo la terrible fatalidad.

Compartir el artículo

stats