Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Listos para trabajar sin etiquetas

Tras sacar adelante la primera firma de moda inclusiva de Galicia, diez personas con diversidad funcional del centro Juan María presentan su currículum ante 50 empresas de Vigo

Los trabajadores de Juan María by Lolola ante los empresarios vigueses que conocieron ayer. | // ALBA VILLAR

A Héctor Suárez Iglesias le gustaría “tener una nómina y un sueldo para ser independiente”. A Lucía Pérez Alcauza, “trabajar en una tienda, y si es en la gestión del almacén, mejor”. A Sara, ganarse la vida “en gestión de redes sociales, webs o atención al cliente”. A Lucas Calero Pérez, sacarse “el carné y encontrar un trabajo”. Los sueños de todos estos usuarios del centro de atención a las personas con diversidad funcional Juan María de Nigrán son tan sencillos como los de cualquier joven de su edad que trata de labrarse un futuro y desarrollar un proyecto de vida. Pero su lucha no se limita solo a conseguirlo, sino también a hacerlo “sin etiquetas”.

“Trabajar en Juan María by Lolola, en lo que me gusta, es como tocar el cielo”

decoration

Las únicas que aceptan son las de las prendas de ropa que comercializan en su tienda del centro comercial Vialia, la de Juan María by Lolola, la primera firma de moda inclusiva de Galicia. Un proyecto que nació en 2019 para ofrecer un futuro en el sector textil a los usuarios del centro de atención a la diversidad funcional de Nigrán que le da nombre, en colaboración con la diseñadora viguesa Lola Ronda. Tres años después, dispone de una plantilla fija de diez trabajadores y ha lanzado su quinta colección.

La tienda de Juan María by Lolola en Vialia se llenó ayer de clientes.

Es lo que se llama un centro especial de empleo, pensado para formar a personas en riesgo de exclusión y ayudarlas a acceder al mercado de trabajo. Jardinería, carpintería, limpieza, agricultura son los sectores a los que suelen dirigirse estos planes de inclusión laboral apoyados por la Xunta, pero el del centro Juan María apostó por la moda y el comercio, pensando en las preferencias de sus usuarios. “Trabajar en Juan María by Lolola, en lo que me gusta, es como tocar el cielo”, manifestaba ayer Alicia González Silva, otra de las trabajadoras, ante los empresarios invitados. Santiago De Clemente descubrió en la tienda que se le da “muy bien el diseño y la decoración” y se siente “muy realizado”.

Compromiso social

Su compromiso con el trabajo está demostrado. Ahora falta que el tejido empresarial muestre el suyo para lograr un mercado laboral “sin etiquetas”, “para que las personas con diversidad funcional tengan un contrato laboral, para que puedan ser protagonistas de sus vidas, sin etiquetas, porque ser diferente es una cualidad para llegar a ser increíbles”, manifestó ayer el coordinador del centro nigranés, Alberto González da Rosa, en un encuentro con medio centenar de empresarios de los sectores pesquero y comercial de Vigo para animarlos a que cuenten con ellos a la hora de ampliar sus plantillas. Para dar la vuelta a las estadísticas que sitúan en menos de un tercio las personas con diversidad funcional que consiguen un trabajo en España.

Los diez trabajadores de Juan María by Lolola tienen un currículum forjado en la realidad del diseño, fabricación, almacenaje, comercialización y promoción de ropa “para todos”, pero necesitan del compromiso social de las empresas del área para cumplir sus sueños. Y así se lo hicieron saber en un acto al que acudieron dirigentes políticos como la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, la delegada de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias, y los alcaldes de Nigrán y Gondomar.

Compartir el artículo

stats