Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Guarda recuerda a O Paxaro junto al mar

Un anónimo homenaje a un vecino fallecido hace un año sorprende a los usuarios de la senda litoral

Una caña de pescar y una dedicatoria rinden homenaje a O Paxaro en la senda litoral guardesa. // Anxo Gutiérrez

Visitantes y vecindario de A Guarda que caminan por la senda litoral, se sorprenden con un curioso homenaje anónimo a un vecino fallecido hace un año. No es una cruz ni una escultura, es una caña de pescar y un cartel que indica un lugar donde el Atlántico golpea las rocas y que ha sido bautizado como “O petón do Paxaro”.

Los más curiosos se paran a leer la filosofía de O Paxaro, el apodo que le gustaba tener en vida a José Rebollar Vicente, un enamorado de la costa guardesa que murió de un cáncer en 2020 sin cumplir los sesenta. Él, por ejemplo, decía cuando quería cambiar de tema “A como están os limóns” o cuando alguien manifestaba que tenía deberes familiares remachaba “non ter casado” o “pasaste rozando no puente”, para referirse a la supuesta borrachera anterior de su interlocutor.

José Rebollar, más conocido como O Paxaro. //D.P. EURORREXION

El homenaje fue espontáneo, explica uno de sus amigos. “Creímos que había que hacerle algo especial y colocamos la caña de pescar en ese lugar”. Añaden que alguien robó la primera caña y colocaron otra.

Ahora ya la zona empieza a conocerse como “O petón do Paxaro”, un nuevo topónimo en la localidad. “Ese era uno de sus lugares preferidos para la pesca y ahí, hace años, pescó 40 kilos de robalos . No podía llevarlos para casa y tuvo que pedirle el burro a una señora, ahora fallecida, que estaba en una finca, eran tiempos en los que aún se cosechaban las parcelas de la zona”, indica.

Uno de sus amigos era el exalcalde José Manuel Domínguez Freitas que dice que “todos sentimos su pérdida pues era una persona muy querida en todo el Baixo Miño”. Freitas asegura que “él disfrutó mucho de la vida y los que estuvimos a su lado disfrutamos mucho de él”. “Él también quería que le llamasen O Paxaro, se sentía cómodo con el apodo y tenía un encanto especial, te ganaba con dos palabras y un silencio...”, añade.

Dice Freitas que hasta ver los partidos de fútbol con los amigos de siempre es más aburrido sin Rebollar e indica que “tenemos un grupo de forofos del Real Madrid y él era el contrapunto siendo siempre del equipo contrario, fuese cual fuese. Ahora ya no es lo mismo”.

Compartir el artículo

stats