El Concello de Mos y la Comunidad de Propietarios de la Urbanización de San Antoíño, en Louredo, han retomado las relaciones de cara a gestionar una posible recepción de la urbanización por parte del Concello. La alcaldesa Nidia Arévalo, el jurídico del departamento municipal de Urbanismo, el teniente de alcalde y edil de Vías y Obras, Camilo Augusto, y los portavoces del resto de grupos políticos de Mos se reunieron esta semana con la nueva directiva y la administradora de dicha urbanización para regularizar su situación, luego de una sentencia favorable al Concello de Mos, que establece el ámbito privado de la urbanización.

El primer punto abordado entre ambas partes, y principal prioridad, fue la conexión de la urbanización a la red general de saneamiento del Consorcio de Augas do Louro; una obra presupuestada en 150.000 euros cuya ejecución será asumida entre el Consorcio y los propios vecinos, subsanando así una problemática de hace muchos años.

Tanto el gobierno local como el conjunto de la Corporación agradecieron la voluntad de la nueva directiva de empezar a trabajar de forma conjunta y consensuada con el Concello de cara a trazar las líneas para solucionar la situación de la urbanización de San Antoíño. Así, la comunidad de propietarios iniciará a continuación la redacción del proyecto de las necesidades a ejecutar, como la mejora de aceras, entre otras cosas, y la evaluación de los costes de las mismas, para lo que contará con el asesoramiento, la ayuda y la colaboración de los técnicos municipales.

Por parte de los representantes municipales, tanto Arévalo como Augusto expresaron la “mano tendida del Concello, que colaborará en todo lo posible con la comunidad de propietarios, tanto ayudando técnicamente en el proyecto como en la búsqueda de fondos en otras administraciones”.