Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tomiño y O Rosal afrontan un 2022 lleno de proyectos para impulsar su sector agrícola

Las alcaldesas de Tomiño y O Rosal, en la presentación del programa "Agroemprega"

La agricultura es clave y fundamental para el crecimiento de la comarca del Baixo Miño. En los concellos de Tomiño y O Rosal esperan que este año represente un punto de inflexión en el futuro del sector. Durante este 2022 se plantean proyectos que supondrán un auténtico impulso los campos de estos municipios. La alcaldesas de Tomiño, Sandra González, y la de O Rosal, Ánxela Fernández, destacan que “nuestro campo tiene unas posibilidades muy grandes para crecer”. “Es un nicho de creación de empleo y fijación de población en el rural que debemos potenciar al máximo”, incide, al tiempo que aseguran que “no vamos a dejar de trabajar para sacar adelante todos los proyectos que sean positivos para el municipio y para la comarca”.

Una de las grandes esperanzas está en el plan estratégico para el sector hortofrutícula que Zona Franca proyecta en el Baixo Miño para contribuir a una mejora de la competitividad de ese entorno. Para ello el delegado del Consorcio, David Regades, firmó un protocolo con los responsables municipales de A Guarda, Tomiño y O Rosal. Este plan, que será participativo y contará con las opiniones y las aportaciones del sector y agentes de la comarca, realizará un análisis de la actividad económica para establecer los mecanismos necesarios para la toma de decisiones y la mejora de la competitividad del entorno, el crecimiento económico y la generación de empleo en el Baixo Miño a través del sector hortofrutícola. Incluirá un exhaustivo diagnóstico sectorial, los objetivos estratégicos y una hoja de ruta con actuaciones específicas, claras y realistas para la mejora de la competitividad de la actividad de este sector que repercuta en el desarrollo económico de la comarca y en la calidad de vida de sus habitantes.

Programa Agroemprega

Por otro lado, los Concellos de Tomiño y O Rosal, en colaboración con la Xunta de Galicia, organizan durante este año el programa Agroemprega, que formará a cien personas desempleadas en trabajos relacionados con el rural. Este proyecto permitirá especializar a los vecinos para que puedan trabajar en un sector pujante de la comarca y también les dará una oportunidad, a través de una formación gratuita, para mejorar sus habilidades para acceder al mercado laboral, al tiempo que permite al sector contar con más trabajadores especializados.

En octubre del año pasado la directora xeral de la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural, Inés Santé, se desplazó a Tomiño para estudiar la posibilidad de implantar un polígono agroforestal en la zona de concentración parcelaria de Os Panascos, en el marco de la ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia. Este polígono estará dedicado a la producción de planta ornamental, a la hortofruticultura y el viverismo. La alcaldesa de Tomiño considera “muy interesante que la Xunta piense en la zona de Os Panascos para crear un polígono industrial, ya que es una zona de concentración parcelaria en la que ya se invirtió muchísimo dinero público y que ahora está cayendo en su mayor parte en el abandono”. “Es una forma de evitar incendios, abandono y al mismo tiempo generar riqueza para que la gente de Tomiño y del Baixo Miño pueda vivir en el medio rural”.

El Concello de O Rosal y A Guarda, junto a la promotora inmobiliaria Suelo Empresarial del Atlántico (SEA), estudian la posibilidad de retomar el estudio sobre el polígono compartido entre ambos concellos que sirva de revulsivo económico a la zona y permita atraer inversiones tanto de Galicia como del norte de Portugal, también para el sector agrícola. SEA ya dispone de 45.000 metros cuadrados de superficie, adquiridos en el año 2004 (el 17% del total estimado) ante la posibilidad de desarrollo de un polígono industrial, que quedó paralizado por la crisis. También cuenta desde 2007 con un proyecto sectorial de la posible área industrial. Para la alcaldesa de O Rosal “este polígono es fundamental para el desarrollo empresarial del Baixo Miño porque hay una necesidad real en una población activa, y con mucho emprendimiento y que no se puede desarrollar por la falta de suelo”.

Crecimiento sostenible

En todo este plan de desarrollo, los Concellos de Tomiño y O Rosal apuestan por un crecimiento sostenible del sector agrícola y basado siempre en los principios de la economía circular. Para ello están trabajando de manera “decidida y ambiciosa” por el compostaje comentario a través de del plan Revitaliza de la Diputación de Pontevedra, además de desarrollar varios proyectos dentro de la Agenda 2030 de la ONU.

Compartir el artículo

stats