Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urgen al Concello una intervención para evitar derrumbes en el casco viejo de Tui

Vecinos temen desplomes tras la caída de una casa en la calle Cuenca hace una semana | El Ayuntamiento reclama la rehabilitación o derribo de 19 viviendas ruinosas a sus dueños

Cascotes de una casa en ruinas que se derrumbó hace una semana en la calle Cuenca de Tui. | // J.B.

El Conjunto Histórico de Tui, el segundo más importante de Galicia en extensión, reconocido como Bien de Interés Cultural, cuenta en la actualidad con 19 viviendas declaradas en ruina, una de las cuales se derrumbó hace poco más de una semana causando un gran sobresalto entre los vecinos y vecinas de la calle Cuenca. Tras el susto inicial, los vecinos piden al Concello una evaluación urgente de los edificios abandonados en todo el casco viejo para garantizar la seguridad de los viandantes y residentes en el casco viejo.

El alcalde, Enrique Cabaleiro, asegura que “se han examinado todas las viviendas en ruinas, y aquellas que requerían alguna actuación, se hizo; pero con el tiempo se van deteriorando y siempre existe el riesgo de que alguna casa, como pasó el otro día, se vaya agravando su situación y pueda haber un derrumbe”.

El reciente desplome ha causado filtraciones y grietas en otras viviendas de la zona monumental

decoration

“Fue como una explosión”, recuerdan los vecinos colindantes al número 26 de la calle Cuenca, que se desplomó en la tarde del domingo siguiente a Navidad, algunos de los cuales sufren desde entonces filtraciones de agua y grietas en sus casas. Tras el susto, la Policía Local acordonó la zona y los bomberos retiraron los restos que suponían un peligro para la vía pública, pero los vecinos advierten que “la cubierta puede volver a derrumbarse”. “El Concello debe actuar de oficio”, reclaman los residentes en el Conjunto Histórico.

Órdenes de derribo

En este sentido, el Ayuntamiento ya ha incoado los expedientes de las 19 viviendas en ruinas, las que se consideran más urgentes, para ordenarles a sus propietarios su demolición o rehabilitación. “Es un procedimiento largo y complejo porque primero hay que localizar a los dueños de los inmuebles”, explica el alcalde, recordando que las primeras órdenes de ejecución se enviaron en junio, pero solo una minoría de propietarios han respondido y se han hecho cargo de la actuación.

El plazo que tienen los dueños de las edificaciones para responder al requerimiento es de un mes. En caso de no hacerlo, el Concello les advierte de que se enfrentan a una posible multa. Si pasado el siguiente plazo siguen sin recibir contestación, sería el propio Ayuntamiento el que tendría vía libre para rehabilitar la construcción en ruinas, pero lo hará de forma subsidiaria, es decir, posteriormente le repercutirá todos los costes de las obras al dueño. En último caso, si este no le abona el dinero de la reforma, el Concello puede expropiar la propiedad y sacarla a subasta.

“La intención es que al final de la legislatura estos 19 expedientes en ruina estén finalizados”, comenta el regidor tudense.

Compartir el artículo

stats