Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

100 menús benéficos de Navidad en táper

Una tapería de Panxón cierra desde hace 10 años el día 25 para sentar a la mesa a vecinos sin recursos, que ahora reciben la comida en casa a causa de la pandemia

Jose selecciona los regalos para introducirlos en los paquetes de comida. // Alba Villar ALBA VILLAR

Se habían quedado solos aquella Navidad y querían compartir lo que mejor saben hacer con gente que de verdad lo necesitase. José e Isabel cerraron su tapería de Panxón aquel 25 de diciembre de 2012 para sentar a la mesa a vecinos sin recursos o sin familia, para que “todo el mundo pase estas fechas señaladas con un poco de alegría, una buena comida y en compañía”. Desde entonces no han fallado. Los primeros ocho años llenaban el comedor. Han llegado a servir a cincuenta personas, pero la pandemia ha dado la vuelta a su iniciativa solidaria. Ahora cocinan lo mismo, pero lo preparan en táperes para llevar. Serán “más de cien menús” empaquetados los que empezarán a elaborar la mañana de Nochebuena.

La lista de “invitados” que les ha trasladado el departamento municipal de Servicios Sociais suma 78 comensales, pero “serán muchos más al final”, aseguran pensando en lo que ocurrió el año pasado, cuando se anotaron decenas de personas a última hora. Y es que el hecho de no tener que desplazarse al local para comer con desconocidos dispara la demanda. Eso y “la necesidad que ha generado esta crisis”, asegura el matrimonio. A aquellos que no puedan recoger el menú se lo hará llegar con una furgoneta de reparto el Concello de Nigrán, que se encarga también de comprar los táperes.

Piden regalos para todas las edades para acompañar los paquetes

decoration

El matrimonio solidario tiene ya 40 kilos de langostinos en el arcón congelador y otros 30 de cordero. El primer y el segundo plato. El marisco y las patatas lo preparan en su cocina y para asar la carne pedirán ayuda a panaderías. Para la sobremesa, el Ayuntamiento aportará postres y se aceptan donaciones de turrones, polvorones y toda clase de productos navideños.

Cuando llenaban el establecimiento, la fiesta continuaba después de los cafés con el reparto de regalos para todos los invitados. Ahora los meterán en la bolsa, uno para cada miembro de la familia. Reciben artículos de distintas tiendas pero este año andan escasos de aportaciones. “Se nota que la gente lo está pasando muy mal, que no se está animando a dar”, señalan.

Así que solicitan la colaboración vecinal para “que todo el mundo pueda abrir un paquetito, que eso siempre hace ilusión”. Se aceptan juguetes para los más pequeños, ropa y todo tipo de artículos para gente de todas las edades. “Nosotros damos de comer a familias enteras y nos gusta que tanto los niños como los abuelos tengan regalo, todos”, comentan.

Compartir el artículo

stats