Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Frente común en Camos por el uso público de la vieja casa de maestros

El Concello la reclama para acoger personas sin hogar y la Xunta se la ha negado tres veces por estar cedida a una profesora | Las entidades vecinales aseguran que “ahí no vive nadie”

Representantes de las entidades vecinales con el alcalde, ante la casa abandonada, la de la izquierda.

El Concello de Nigrán lleva años detrás de la vieja casa de maestros de Camos para rehabilitarla y utilizarla para acoger temporalmente a personas sin hogar. Hasta en tres ocasiones ha solicitado formalmente a la Consellería de Educación la reversión de la vivienda sin éxito. El desahucio aplazado de una familia del municipio agudiza la necesidad de un hogar que ofrecer en caso de emergencia y a la lucha del gobierno municipal por conseguirlo se suman ahora las entidades de la parroquia. La asociación de vecinos y el centro cultural A Camoesa reclaman también a la Xunta que desafecte el inmueble. Aseguran que lleva años desocupada y que debe ser de uso público.

El desahucio pendiente de una familia del municipio agudiza la necesidad de una vivienda de emergencia social

decoration

La casa fue construida hace más de un siglo, junto con otra gemela, como hogar para los profesores de la escuela Balinfra. Hace más de quince años que la Xunta cerró aquel pequeño colegio y el Ayuntamiento solicitó en 2010 la reversión de las edificaciones para uso público. Logró hacerse con la titularidad de las aulas –actual sede de la escuela municipal de pintura y del grupo de pandereteiras de Camos– y con una de las dos viviendas del conjunto, reformada y cedida al centro de atención a las personas con diversidad funcional Juan María para sus programas de respiro familiar.

La otra es la casa en cuestión. La Xunta ha negado al Concello ya en tres ocasiones la desafectación porque sigue adjudicada a una docente. Como respuesta, el Ayuntamiento remitió un informe de la Policía Local, realizado durante meses desde noviembre de 2020 hasta marzo de 2021, que acredita, en base a inspecciones periódicas y consumo de electricidad y agua, que está deshabitada, circunstancia que los propios vecinos denuncian también desde hace años y ahora reiteran. “Ahí no vive nadie y no es justo que esa vivienda esté vacía pudiendo usarse en beneficio de todos”, aseguran.

El asunto llegará al Parlamento de la mano del PSdeG y se debatirá en pleno de nuevo

decoration

El gobierno local insiste en reclamar a Educación la titularidad del inmueble, de 80 metros cuadrados en dos plantas. “Es de justicia que el Concello pueda disponer de esa casa para un uso social porque se encuentra en un estado de abandono que perjudica al propio inmueble”, señala el alcalde, Juan González.

El asunto se debatirá próximamente en el Parlamento gallego de la mano del grupo socialista, que ha presentado una proposición no de ley para exigir la desafección de la casa. También se abordará en el próximo pleno, al que el gobierno presentará una moción en consonancia con las entidades vecinales de la parroquia.

Compartir el artículo

stats