Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tras la pista del otro Largo Caballero

Iglesia de Figueira, en Crecente. Anxo Gutiérrez

Expertos excavarán detrás de la iglesia de Figueira, en Crecente, para tratar de localizar a César Alberte, un obrerista fusilado en la Guerra Civil

Cuatro meses y ocho días. Ese es el tiempo en el que el bando franquista tardó en encontrar al ourensano César Alberte Domínguez, vinculado a los movimientos de izquierda de la primera mitad del siglo XX, para fusilarlo. El crimen fue en Arnoia y el invierno ya se había asentado en la provincia cuando el 25 de noviembre de 1936 los falangistas asesinaron al ourensano, más conocido como “Largo Caballero” por sus vinculaciones a los movimientos obreristas. Así se recoge en “Nomes e Voces”, el buscador de víctimas del franquismo de Galicia. Ahora, 85 años después el equipo de historiadores, arqueólogos y médicos forenses del equipo Histagra buscan sus restos, gracias a la llamada de un familiar, en el municipio de Crecente. De forma más concreta, en la iglesia de Filgueira.

No es la primera vez que la familia intenta, por todos los medios, encontrar los restos de César Alberte Domínguez. De hecho, “en la temporada 2011-2012 su hija se puso en contacto con el forense y contaba que, según la memoria familiar, el padre se encontraba enterrado en el atrio de la iglesia”, según cuenta uno de los historiadores del proyecto Gustavo Hervelle. La excavación que se llevó a cabo entonces sirvió para encontrar dos cadáveres, pero ninguno pertenecía a Alberte Domínguez.

Hervelle explica que “se trata de una de las personas que fueron asesinadas en Arnoia y que, luego, los falangistas tiraron el cuerpo en el río y acabó en la parroquia de Filgueira”. En ese momento, “encontraron el cuerpo y le pidieron al cura de entonces permiso para enterrarlo, este dio el visto bueno como mirando para otro lado”.

Reunión con el alcalde

Precisamente, acceder a las fosas que se encuentran en el río, en Filgueira, era el plan inicial de los expertos, pero comprobaron que, por el momento, esa excavación va a ser “en el 99,99% imposible de realizar”. Se acercaron hasta el municipio para mantener una reunión con el alcalde, el popular Julio García-Luengo, a comienzos del mes de octubre “que fue muy fructífera y ojalá siempre nos encontremos siempre con la misma colaboración que con el regidor de Crecente”, explica Hervelle. A raíz de ahí, el nieto de César Alberte Domínguez “se puso en contacto con nosotros porque tenía indicios de que los restos de su abuelo se encontraban en el terreno trasero de la Iglesia”.

Se cree que el cuerpo de César fue tirado al río, rescatado y enterrado en Figueira

decoration

El arqueólogo Fran Alonso que estará al frente de la excavación prevé iniciar la intervención en noviembre y cuenta que “Patrimonio nos tiene que dar el visto bueno” y lo que “haremos es una excavación forense, es decir, guardaremos restos tanto materiales como humanos con el fin de tener más datos”. En este caso, “contamos con el ADN de un familiar y eso nos facilitará las cosas”. En la intervención participarán un total de 10 personas.

Además los historiadores de Histagra se pondrán en contacto con la diócesis de Tui y con curas anteriores de la Iglesia para recabar más información “gracias a la buena disposición del alcalde, que nos facilitó todo tipo de contactos”, algo que impulsa a estos expertos vinculados a la Universidad de Santiago de Compostela “porque sabemos que contamos con el apoyo y respaldo del Ayuntamiento”.

Compartir el artículo

stats