Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reclaman que se prohíba el paso de autobuses a la zona escolar de Redondela

Los padres de alumnos advierten del peligro que supone la circulación en los momentos de entrada y salida de los niños | Reclaman que se vuelva a instalar la señal que impedía el acceso de vehículos

Un autobús accede a la zona escolar de Santa Mariña con la calle llena de niños y padres. | // FDV

La retirada de las señales que impedían circular a los autobuses en la zona educativa de Santa Mariña, en Redondela, supone un peligro para los niños que acuden cada día a estos centros escolares. Al menos así lo consideran los padres de los alumnos de los colegios de Educación Infantil y Primaria, que critican que el Concello suprimiese recientemente las señales de prohibición de la entrada de la calle principal para permitir que los buses escolares entren y salgan en este área dotacional que concentra un colegio de Infantil, otro de Primaria y dos institutos, además de la piscina municipal y un pabellón de deportes. El mayor peligro se produce en los momentos de entrada o salida de los alumnos de Infantil y Primaria, cuando se concentran un elevado número de niños en la calle.

Los padres de alumnos advierten de que esta situación aumenta la inseguridad de sus hijos y piden a la alcaldesa redondelana, Digna Rivas, que ordene volver a colocar la señal que había hasta ahora prohibiendo la entrada y salida de los autocares en los horarios de afluencia escolar.

Apoyo del PP

El PP también se rechaza la medida del gobierno local y pide que se vuelva a prohibir la circulación de autobuses en horario lectivo, incluyendo la entrada y salida de los estudiantes. “Esa señal se puso cuando gobernaba el Partido Popular en Redondela, a petición de las asociaciones de madres y padres [Anpas] porque entendieron, y así era, que la circulación de estos vehículos en esos momentos era muy peligrosa, porque los niños salen corriendo del centro, hablando, jugando y podría producirse un accidente”, explica la portavoz popular, Carmen Amoedo.

"Los niños salen corriendo del centro, hablando, jugando y podría producirse un accidente"

decoration

El gobierno actual no ha tenido en cuenta esta circunstancia –“ni siquiera ha atendido a las madres y padres que se lo han pedido”, reprocha Amoedo–, y ha quitado la señal de prohibición cambiándola por otra en la que se autoriza el acceso de los autobuses, sin tener en cuenta la hora de comienzo y terminación de las clases. Además, el concejal de Seguridad tampoco ha ordenado, como sí se hace en otros municipios, que la Policía Local intervenga para que no se produzcan situaciones de riesgo.

A petición de estos padres y teniendo en cuenta que esta medida ha empeorado la seguridad de los niños, el grupo municipal del PP ha presentado en el Registro Municipal un escrito en el que pide que vuelva a prohibirse “inmediatamente” la circulación de autocares en los horarios de entrada y salida de los centros escolares. Asimismo reclaman que durante la llegada y salida de estudiantes se refuerce la vigilancia policial en la zona.

Compartir el artículo

stats