La cámara municipal de Camiña informa que el ferri que conecta el concello luso con A Guarda mediante el río Miño interrumpe de forma temporal su servicio. El motivo es que la embarcación está siendo objeto de trabajos de mantenimiento, necesarios para la renovación del certificado de navegación y que la parada se debe a la necesidad de atracar el buque en los muelles españoles para realizar esas actuaciones imprescindibles para retomar el servicio. Posteriormente el ferri será revisado por los técnicos. No obstante, el tiempo de interrupción del servicio es indeterminado ya que no hay previsión concreta para la vuelta de las travesías entre Camiña y A Guarda.

Desde la cámara municipal de Camiña se solicita la “máxima comprensión” por las incomodidades que esta interrupción pueda causar a los vecinos de ambos lados del Miño.

Hay que recordar que el ferriya estuvo varios meses parado durante la pandemia por el cierre de fronteras entre España y Portugal y posteriormente también por diversas cuestiones técnicas, hasta el restablecimiento del servicio a mediados de agosto. Se trata de un medio de transporte clave para la ciudadanía de ambos municipios. Prueba de ello es que a lo largo del 2019, el año previo a la llegada del virus, trasladó a un total de 71.683 pasajeros.