Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un poblado fortificado con influencia romana habitó Pereiras en el siglo I a.C.

Concluyen las excavaciones arqueológicas que confirman la existencia de un castro con gran actividad comercial / Se encontraron numerosos fragmentos metálicos y cerámicos

El director de la excavación, el arquólogo Mario Fernández, en el yacimiento de Pereiras. | // ANXO GUTIÉRREZ

Cuatro sondeos, quince días de trabajo y unos “resultados muy interesantes que ahora toca estudiar en profundidad”. Así resume el arqueólogo Mario Fernández las primeras impresiones de la excavación realizada en la zona de Castro, en Pereiras (Mos), promovida por la Comunidad de Montes y la Asociación de Vecinos de Pereiras. Gracias a esta iniciativa se encontraron muchísimas evidencias a nivel material, con fragmentos metálicos y cerámicos, de la existencia de un poblado galaico en Pereiras entorno al siglo I antes de Cristo, hace más de 2.000 años.

El director de la excavación, Mario Fernández, habla de una aldea fortificada que ocuparía una superficie de una hectárea. Destacaba sobre todo su sistema defensivo, pues uno de los sondeos realizados estaba al lado de una caída de más de 12 metros de altura que era parte de la muralla del castro. “No haces una muralla y creas un foso para protegerte de un par de osos o de unos lobos”, cree Fernández, que atribuye dicha fortificación a la necesidad de los antepasados de Pereiras de protegerse de los habitantes de otros castros del entorno y de la llegada de los romanos.

Actividad comercial

Precisamente dicho castro comenzaría a desocuparse progresivamente con la llegada de los romanos, pero antes, su influencia fue notoria. “Tenemos muchísimas evidencias de la existencia de un conjunto cerámico de ánforas, que eran unos recipientes que utilizaban los romanos para transportar mercancías, principalmente líquidos como aceite y vino”, comenta el director de la excavación, haciendo hincapié en que estos elementos revelan la actividad comercial que desarrollaban los habitantes del castro de Pereiras. Otras piezas halladas en la excavación son restos de útiles de cerámica, de cocina y almacenaje, como potas y ollas.

Ahora toca elaborar una memoria para documentar estos trabajos arqueológicos y, a largo plazo, será decisión de los vecinos y vecinas de Pereiras qué hacer con su castro. Aunque dependerá de la financiación, el deseo de la mayoría de ellos es dejar la mitad del castro a la vista y reconstruir alguna de las cabañas para reproducir cómo era la vida en Pereiras en uno de los barrios más antiguos de la parroquia.

Durante los trabajos de excavación llevado a cabo en las últimas semanas en la zona de Castro, el equipo técnico también hizo una gran labor de divulgación con una política de puertas abiertas en la que cualquier vecino del municipio pudo acudir al yacimiento para resolver dudas y comprobar cómo iban los hallazgos. Al mismo tiempo, también pasaron por las excavaciones más de 200 alumnos y alumnas de los centros escolares de Mos.

Compartir el artículo

stats