La jueza del Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº2 de Pontevedra ha condenado al Concello de A Cañiza a pagar cerca de 129.000 euros a la empresa GALITEC Desarrollos Tecnológicos S.L. por la ejecución de las obras de reforma de la instalación de la unidad de tratamiento de aire de la piscina municipal climatizada de A Cañiza (120.000 euros), así como por los intereses de demora de estos trabajos, entregados el 31 de diciembre de 2019 (8.600 euros). El alcalde, Luis Piña, consciente de que es de justicia abonar dicha cantidad, está negociando con lamagistrada un posible pago a plazos debido a la complicada situación económica por la que atraviesa el Concello.

Dicho contrato debía haber sido financiado por una subvención de la Xunta al Concello, pero, al justificar el Ayuntamiento la obra fuera de plazo, este perdió la ayuda económica. El portavoz del PP, Miguel Domínguez, critica la gestión de Piña, “que lo único que tenía que hacer era contratar y justificar la obra”. No obstante, el regidor sostiene que “el responsable político de este fracaso fue el anterior alcalde (Miguel Domínguez)”, puesto que, aunque cunado llegó a la alcaldía ya estaba en curso este procedimiento, herencia del anterior equipo de gobierno, tuvo que iniciarlo de nuevo porque no había ninguna empresa en España que pudiera construir esta máquina de climatización.

Solo una empresa en Braga (Portugal) reunía las características para ejecutar la misma, la cual tuvo un conflicto con su proveedor y retrasó todavía más la construcción de la máquina. Consciente de que no llegaba a tiempo, Piña se reunió con la Xunta para pedir una prórroga que le fue concedida, aunque fue insuficiente y se perdió el dinero de la subvención.