Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mercadillo de Gondomar volverá a Rosalía de Castro tras la peatonalización

La feria semanal se mantendrá los martes tras dos cambios de día en cuatro años | La venta de excedentes de cosecha de los sábados se mudará a la Rúa Manuel Alonso

Uno de los últimos mercadillos en la Praza Rosalía de Castro. |   // FDV

Uno de los últimos mercadillos en la Praza Rosalía de Castro. | // FDV

Dos cambios de día y un traslado en cuatro años. El mercadillo semanal de Gondomar no ha parado de moverse en los últimos tiempos y todavía le queda una mudanza. El gobierno municipal lo devolverá a la Praza Rosalía de Castro en cuanto esté peatonalizada. Así lo confirma el alcalde, Paco Ferreira, que considera “más idóneo el emplazamiento original tanto para los feriantes como para la dinamización de la actividad económica en el centro urbano”.

Fue en mayo de 2017 cuando la tradicional feria gondomareña se trasladó de los lunes a los sábados. El anterior concejal de Comercio durante el bipartito, Xosé Antón Araúxo, de Manifesto Miñor, promovió el cambio para beneficiar tanto a la venta ambulante como a los negocios locales. Coincidía con el histórico y multitudinario mercadillo de Sabarís y eso le restaba afluencia.

Una iniciativa que nunca convenció a la parte socialista de aquel gobierno y que echó por tierra en cuanto logró la mayoría absoluta. Ferreira y la nueva edil de Mercados, Rocío Goberna, insistían en que los sábados no mejoraban las condiciones de la feria y en que el problema de ocupar un espacio habitualmente destinado a aparcamiento no estaba resuelto. Cada semana, la Policía Local retiraba varios vehículos que por despiste quedaban estacionados en la zona a primera hora. Así que decidieron llevársela al entorno de As Cercas en febrero de 2020. El confinamiento retrasó la mudanza hasta agosto y, tras un año de actividad en la explanada junto al campo de fútbol, se plantea un nuevo traslado.

“En Rosalía de Castro es donde debe estar el mercadillo por tradición y por comodidad de la gente que aprovecha para hacer sus compras también en el comercio de la zona. Al estar libre de vehículos en cuanto la peatonalicemos ya no tendremos los problemas de la retirada de vehículos”, argumenta el regidor.

Los cambios en la venta ambulante no solo afectarán al mercadillo semanal de los martes, donde hay un total de 37 puestos. Las vecinas del municipio que ofertan sus excedentes de cosecha o productos artesanales como quesos o pan los sábados a las puertas de la plaza de abastos venderán en la Rúa Manuel Alonso en cuanto finalicen las obras en marcha.

El proyecto de semipeatonalización del tramo pendiente de esta calle que une la Praza Paradela con Rosalía de Castro está en marcha con una inversión superior a los 100.000 euros, que incluye la sustitución de las redes de saneamiento y traída de aguas. Está previsto que finalice antes de que acabe el año y, a partir de entonces, los vehículos podrán circular a 10 kilómetros por hora.

A la espera de subvención para contratar el polémico proyecto

“Hasta que no tengamos la subvención de la Diputación no vamos a adjudicar las obras”, asegura Ferreira respecto al proyecto de peatonalización de la Praza Rosalía de Castro que ha desatado la controversia entre los comerciantes de la zona, que ven peligrar sus negocios en cuanto se corte el tráfico y se eliminen las cuarenta plazas de aparcamiento existentes. La licitación pública de las obras está en marcha con un precio de salida de 833.000 euros y son cuatro las empresas que han presentado ofertas. Pero la contratación deberá esperar a que la Diputación reparta los fondos del Plan Ágora. El gobierno municipal confía en lograr la ayuda para financiar el 80% de los trabajos, mientras los comerciantes le reclama consenso para modificar el proyecto antes de que las máquinas invadan la zona con la creación de plazas de aparcamiento próximas, entre otras medidas.

Compartir el artículo

stats