“A pesar de lo urgente que es ampliar y reformar la EDAR de A Moscadeira, y de ser una acción prioritaria para el municipio, no podemos apoyar el convenio que ha firmado el Ayuntamiento de Ponteareas porque es perjudicial tanto para los vecinos como para la Administración local”. Así justifica la líder del PP de la localidad, Belén Villar, su abstención en la comisión informativa de Urbanismo que se celebró esta semana sobre el saneamiento y depuración de la estación depuradora de aguas residuales.

La popular apunta a que “supone hipotecar al Ayuntamiento para los próximos 25 años además de que condicionarán a las futuras corporaciones locales” puesto que “es la Administración local la que asume todos los riesgos e imprevistos de la obra y pasados los 25 años tiene que devolver la concesión a Acuaes”. Alerta también Villar que repercutirá en el recibo del agua “que se verá incrementado”.

En cuanto a la inversión, que asciende a un total de 11,7 millones de euros, estos son financiados en un 50% por fondos europeos, a través del Estado, “aunque el Ministerio no invierte ni un solo euro de fondos propios”, según Villar, en un 20% por la Xunta de Galicia y por un 30% por el Ayuntamiento de Ponteareas, pero la popular pide que la Deputación se una al convenio y aporte “como mínimo, el mismo porcentaje que la Administración autonómica”.

Modificación

Los populares presentaron una propuesta de modificación para que el Ministerio aporte el 10% de la ejecución de la obra , más el IVA de la inversión y que el Ayuntamiento asume los costes de la gestión y explotación de la EDAR una vez finalizadas las obras, así como el mantenimiento de la infraestructura. La obra fue declarada de interés público en el 2018.