Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cofradía de Redondela quiere retirar el antiguo canal de navegación de A Marisma

El pósito solicita una subvención al GALP Ría de Vigo-A Guarda para financiar un estudio que evalúe los posibles efectos ambientales de la retirada de las hileras de piedra

Antiguo canal de navegación de A Marisma, en el entorno de la desembocadura del Alvedosa. | // A.P.

El antiguo canal de navegación de A Marisma de Redondela podría tener los días contados un siglo después de su construcción. La cofradía de pescadores “San Juan” de Cesantes quiere que el estuario del río Alvedosa recupere su estado original, evitando así el impacto negativo que estas barreras de piedra causan en la Ensenada al interrumpir las corrientes, lo que provoca la acumulación de lodos y bloquea el paso de la arena hacia la playa de A Punta.

El pósito redondelano ha solicitado una subvención al Grupo de Acción Local del Sector Pesquero (GALP) Ría de Vigo-A Guarda para realizar un estudio exhaustivo con el objetivo de evaluar los posibles efectos ambientales de la retirada de este viejo dique de piedra. El trabajo cuenta con un plazo de ejecución de cinco meses y tiene un coste de 14.196 euros, de los que el GALP financiaría el 90 por ciento.

Construido en 1926

El viejo canal, formado por dos largas hileras de piedra desde la desembocadura del río, se construyó en el año 1926 con el fin de aumentar el calado en la zona. Esta barrera –de 350 metros de longitud– permitía que las embarcaciones pudieran llegar hasta el puerto de la villa redondelana, que se situaba en el espacio que ahora ocupa el mercado de abastos, junto a la Alameda.

Sin embargo con el paso de los años y, sobre todo, con el traslado de las instalaciones portuarias a su actual ubicación en Cesantes, la escollera fue perdiendo su utilidad como canal de navegación, aunque al mantenerse está causando consecuencias negativas en el fondo de la Ensenada al interrumpir las corrientes durante las mareas.

Ya se propuso hace 5 años

La propuesta de retirada de este canal en desuso no nace ahora, sino que es una idea que ya defendió hace un lustro el expatrón mayor de la cofradía redondelana, Clemente Bastos. El antiguo dirigente solicitó en 2016 apoyo económico para llevar adelante este proyecto con cargo a subvenciones de los Grupos de Acción Costeira (GAC), que se concedían para proyectos relacionados con el litoral, y también al Fondo Europeo de Pesca. El coste estimado para la retirada de la escollera era de unos 75.000 euros, aunque nunca llegó a conseguirse la financiación necesaria.

El proyecto se expuso ante distintos colectivos sociales de la zona para sumar apoyos y también contaba con el respaldo del Concello –en aquel momento gobernado por el PP, con Javier Bas como alcalde–, ya que la recuperación de la zona litoral de Cesantes era uno de los objetivos de la Concejalía de Medio Ambiente durante el mandato de los populares ante la constante pérdida de arena en la playa.

Compartir el artículo

stats