El Concello de Redondela ha ordenado esta semana el cierre al baño de la playa de Arealonga debido a una contaminación temporal del agua por esterococos intestinales o Escherichia Coli, unos parámetros más altos de lo normal detectados en la última analítica microbiológica realizada por la Consellería de Sanidade. Ante esta situación, la bandera roja ondea desde el pasado jueves en el arenal chapelano y se han colocado carteles en los que se recomienda a los usuarios no bañarse.

La alcaldesa redondelana, Digna Rivas, explicó que se está buscando el origen de la contaminación, que podría proceder de algún vertido puntual realizado en uno de los dos ríos que desembocan en los extremos de la playa. Asimismo señala que se está en contacto con la administración autonómica a la espera de la realización de un nuevo análisis de las aguas, que se espera para la próxima semana, y confía en que el resultado permita reabrir al baño para los últimos días de la temporada estival.

La playa de Arealonga llevaba tres años consecutivos ofreciendo unas aguas en perfectas condiciones durante la temporada de verano, garantizadas por las analíticas que le permitían mantener la calificación de “buena”. Una situación muy distinta a la de épocas pasadas, como entre los años 2014 y 2017, en los que de manera consecutiva la caseta de socorristas exponía un cartel de “calidad insuficiente” que desaconsejaba el baño.