El Concello de As Neves y la Consellería de Medio Rural trabajan desde hace más de un año en un proyecto de “Aldea modelo” para recuperar y desarrollar económica y ambientalmente 40 hectáreas de monte quemado entre las parroquias de Tortoreos y Rubiós. Esta semana han avanzado en las gestiones, manteniendo una reunión con parte de los vecinos propietarios del 36% de los terrenos en los que se proyecta la “Aldea modelo”.

Asimismo, en los próximos días, la Xunta contratará a una empresa que contactará con los dueños de todos los terrenos para empezar a tramitar la documentación y conocer cuántos de ellos estarían dispuestos a alquilar sus tierras para poner en marcha esta iniciativa.

El objetivo final, recuerda el alcalde, Xosé Manuel Rodríguez, es “pasar del abandono a la utilidad”, recuperando un espacio desatendido para obtener productos con sello ecológico, y “facilitando la creación de empleo y de riqueza”.