Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería respalda la cancelación de la Arribada: “No es momento para fiestas”

Calculan que se perderán más de 2 millones de euros, pero anteponen la seguridad | La campaña de verano está siendo “muy buena”, pero solo sirve para “minimizar pérdidas”

Puestos de comida llenos de gente en una edición anterior de la Fiesta de la Arribada. | // MARTA G. BREA

La cancelación de la Fiesta de la Arribada, que había sido aplazada a octubre por la difícil situación epidemiológica a principios de año, no ha causado demasiada sorpresa entre los vecinos, hosteleros y comerciantes de Baiona, donde parece haber consenso con la decisión del gobierno municipal. “Lo más sensato era anularla; no es momento para fiestas”, valora Pedro Villamarín, portavoz de la gestora de hosteleros de la Asociación de Empresarios O Valmi, directivo de la Asociación de Empresarios y Comerciantes de Baiona y gerente del restaurante O Recuncho Mariñeiro.

Es la primera vez que se cancela esta fiesta, declarada de Interés Turístico Internacional, pues en 2020 fue de los pocos eventos que escapó a la pandemia al celebrarse dos semanas antes de la declaración del estado de alarma. Ahora, en 2021, “lo primero es la seguridad de nuestros vecinos, clientes y de toda la gente que se acerca a Baiona”, cree Villamarín, que apoya la celebración de los eventos culturales asociados a la efeméride, pero no la fiesta como tal, con los puestos de venta de comida y artesanía, las representaciones y las actividades lúdicas que suelen atraer a miles de personas a la villa real.

Miradas en la próxima edición

Sin todo esto, el comercio, la hostelería y el tejido asociativo de la localidad dejará de ingresar más de dos millones de euros, estima el directivo de la Asociación de Empresarios y Comerciante de Baiona. Y es que, no solo el comercio y la hostelería se beneficiaba de la avalancha de gente que acogía la Arribada, también medio centenar de asociaciones locales montaban sus puestos y, con lo recaudado, lograban aguantar todo el año.

A pesar de que el Concello aplazó la fiesta a octubre, ahora cree que no se podrá “garantizar la seguridad pública, por lo que todas las miradas están ya puestas en la edición de 2022. El Ayuntamiento espera entonces poder conmemorar la llegada de la carabela Pinta al puerto de Baiona con la noticia del descubrimiento a América en su fecha habitual, el primer fin de semana de marzo.

Volviendo a la hostelería, perder la Arribada supone una piedra más en el duro camino iniciado hace año y medio. Primero con el cierre total del sector y luego con las sucesivas restricciones de aforo. “Seguimos sin entender porque las restricciones son solo para nosotros” lamenta el portavoz de la gestora de hosteleros de O Valmi.

Con todo, la campaña de verano está siendo “muy buena” para la hostelería de Baiona, confirma Pedro Villamarín, que, aun así, aclara que “solo sirve para minimizar las pérdidas”.

Críticas de la oposición

Partido Popular y Ciudadanos de Baiona se han molestado por haberse tenido que enterar a través de la prensa de la suspensión de la Fiesta de la Arribada. “Si realmente existen motivos sanitarios para tomar esta decisión la apoyaríamos sin ningún problema, pero sospechamos que el motivo vuelve a ser la improvisación y el descontrol de este gobierno local, que en seis meses no ha sido capaz de organizar una Arribada”, critican los partidos de la oposición, que además recuerdan que el Concello ha mantenido activa una campaña de promoción y publicidad de la fiesta que “ha supuesto un gasto importante de dinero público irrecuperable”.

Compartir el artículo

stats