Mos vive días tristes por la pérdida de una mujer referente y pionera en el ámbito de la cultura, la igualdad y el empoderamiento femenino. La poeta María Magdalena Domínguez Domínguez, natural del municipio, fallecía este miércoles a los 99 años de edad tras una larga trayectoria personal y literaria que se prolongó durante casi un siglo. Su entrega, trabajo y creación artística la hizo merecedora de la Medalla al Mérito de Mos en 2007; y ahora, el Concello la recordará siempre poniendo su nombre a la biblioteca, que pasará a llamarse “Biblioteca Municipal María Magdalena”.

Ayer la Junta local de portavoces se reunió para abordar esta propuesta, que contó con el consenso y la aprobación unánime de todos los grupos integrantes de la Corporación. Tras la reforma del edificio, que se ha encargado a la arquitecta local Estefanía Grandal, la biblioteca se bautizará con el nombre de la prolífica poetas, y también se dotará con su obra completa “para que los lectores puedan gozar íntegramente de las nuevas instalaciones”, indican desde el Concello.

Obra completa

Su obra literaria completa está compuesta por poemarios en gallego, como Alborada do Val da Louriña (1986), Colleita de soños tristes (1990), Retrancas (1993), Sementeira de soños (1994), Amores na lúa (1998), Tempos de chorar (2001), A quen lle dou unha estrela? (2005), Alma de can (2009); y poesía en castellano, como Un nuevo amanecer (1991), Como el manantial (1993), Mariposas de invierno (1994), En él doblaron lanas campanas (1998), Sueños de cristal (2001) y Golondrinas en el cielo (2005). Además, también escribió O baúl das lembranzas, poemas para nenos (2005), enmarcado dentro de la literatura infantil y juvenil.

María Magdalena, que escribió poesía durante años sin que su entorno lo supiera, dedicó muchos de sus poemas a su marido. El más destacado Alborada do Val da Louriña, que tardó tres décadas en publicarse. Siempre fue aficionada a la lectura, siendo gran admiradora de Rosalía de Castro, Castelao y Álvaro Cunqueiro. En una ocasión participó en una representación teatral en Porriño de la obra de Castelao Os vellos non deben namorarse, añadiendo ella al título “das mozas novas”, versión que todavía se conserva a día de hoy. Por todo ello, además de la Medalla al Mérito, el Concello de Mos también le dedicó un homenaje en 2016 por su 94 aniversario, reconociendo su mérito al ser una de las tres mejores poetas gallegas autodidactas.

“Se nos fue la poeta de A Louriña, se nos fue la gran María Magdalena. De mi misma parroquia, vecina de Mos, María Magdalena fue una trabajadora y luchadora incansable. Ejemplo para mí y para tantas mujeres del municipio y de la comarca, referente y estrella a seguir”, la recordó ayer la alcaldesa, Nidia Arévalo, trasladando su más sentido pésame a la familia y recordando que “el camino por ella recorrido nos abrió puertas a las mujeres de generaciones posteriores, por lo que las gracias hacia ella son hoy y siempre, infinitas”.