Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La senda verde de Chapela ya se deja ver

El avance de las obras permite intuir las líneas de la gran plaza que se creará en el antiguo apeadero | Un banco de hormigón actúa como mirador a la ría en Catro Pontes

9

El firme de hormigón marca las líneas de la gran plaza en el antiguo apeadero de Chapela. A. P.

El diseño de la senda verde de Chapela ya se intuye ante el avance de las obras, que arrancaron hace tres meses con el objetivo de estar rematadas antes de que acabe el año. Uno de los puntos más destacados de este paseo para peatones y ciclistas, uno de los proyectos más esperados desde hace años por los vecinos de la parroquia redondelana, será la transformación del antiguo apeadero del ferrocarril en una gran plaza en pleno centro de la parroquia, cuyo firme de hormigón ya deja ver la forma que tendrá este espacio. Desde el Concello resaltan la importancia de este punto, en el que arranca el sendero hacia Vigo, puesto que actuará como una zona de convivencia ciudadana que servirá de unión de las dos zonas de Chapela separadas tradicionalmente por las vías del tren.

El trazado de la senda delimitado a los lados. | // A.P.

La senda verde, que unirá esta parroquia con el centro de Vigo hasta el nuevo centro comercial Vialia en la antigua estación de Urzáiz, ofrecerá a los vecinos de ambos municipios un lugar para el ocio, esparcimiento y el deporte, fomentando así una vida saludable.

Uno de los bancos de hormigón junto al vial. | // A.P.

Esta actuación, que ejecuta la empresa Naos en el tramo municipal de Redondela, de 1,2 kilómetros de longitud, se transformará en una senda peatonal por un entorno natural, alejada del tráfico de vehículos, y con unas vistas inmejorables a la ría de Vigo hasta el límite con el barrio vigués de Teis, en el viaducto de Catro Pontes. El paseo tendrá una anchura media de entre 4 y 5 metros, en función de las características de cada tramo, aunque en los puntos en los que el trazado lo permita se ampliará para instalar bancos, miradores y zonas ajardinadas en el entorno que permitirá el descanso de los usuarios. Uno de ellos ya puede contemplarse en el extremo más cercano a Vigo, donde se ha creado un acceso desde el Camiño Ponteseca y un gran banco de hormigón en un punto desde el que se disfrutan muy buenas vistas a la ría.

A lo largo del trazado se crearán tres accesos adaptados para personas de movilidad reducida, aunque también habrá otras zonas en las que se podrá entrar en la senda en las intersecciones con los caminos con los que se cruza el recorrido.

El presupuesto de esta actuación alcanza los 778.000 euros financiados en un 80% con fondos europeos en el marco de las Estratexias de Desenvolvemento Urbano Sostible (Edusi) Redondela 2020, y el 20% restante con cargo al presupuesto municipal.

Compartir el artículo

stats