El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana destinará 800.000 euros a reasfaltar el firme de la carretera N-120 desde A Cañiza hasta Covelo. La actuación sobre el firme se ejecutará en los tramos urbanos de la vía y en los que estén “especialmente deteriorados” hasta la altura del túnel, ya en el término municipal de Covelo.

La previsión es que las máquinas lleguen a A Cañiza la próxima semana, según le notificó el ministerio al alcalde de A Cañiza, Luis Piña, al insistir en la necesidad de que la actuación sea “inmediata”

El regidor socialista se reunió en Madrid, el pasado martes, con el Secretario General de Infraestructuras, Sergio Vázquez, quien le anunció esta inversión que había sido solicitada previamente por el propio gobierno cañicense, consciente de la incomodidad y peligro que supone el estado actual para los conductores.

El asfalto de la N-120 a su paso por el término municipal de A Cañiza resulta insoportable durante la conducción. Fue el firme de esta carretera nacional, sobre todo el de la rúa Progreso, el más perjudicado por el cierre del túnel de O Folgoso, en la autovía A-52, durante tres meses, desde el 25 de enero hasta el 30 de abril de este año. El cierre fue necesario para ejecutar obras en el tubo después de que se incendiase un tráiler en su interior. El fuego y las altas temperaturas registradas habían causado graves daños en los sistemas de seguridad del túnel en dirección Vigo-Ourense.

“Desde la apertura del túnel de O Folgoso a principios de mayo de este año, desde la Alcaldía se estuvo trabajando para conseguir que se reasfaltara el firme en toda la travesía de la N-120 a su paso por A Cañiza, además de otros tramos ya fuera del casco urbano”, dijo Luis Piña.

En mayo, una vez reabierto el túnel de A Cañiza, el estado en que quedó la N-120 resultaba “intransitable”, según reconoce el alcalde cañicense, quien recibió numerosas quejas vecinales. El regidor notificó oficialmente la situación a la Secretaría de Estado de Transportes, a la Demarcación de Carreteras del Estado y a las distintas administraciones representativas del Gobierno central en Galicia. “La calzada no estaba preparada para absorber tal volumen y densidad de tráfico”, explicó Luis Piña el motivo del estado que presenta actualmente.