Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ribarteme quiere ataúdes en 2022

El arcipreste del Miñor cooficia la misa de Santa Marta, en As Neves, y animó a los fieles a “callar y vivir nuestra fe discretamente, sin salir en periódicos ni televisiones”

El cura sustituto, Javier de Ramiro, durante la misa. // Anxo Gutiérrez

El cura sustituto, Javier de Ramiro, durante la misa. // Anxo Gutiérrez

La festividad de Santa Marta de Ribarteme se celebró, ayer, en As Neves, sin séquito de cajas mortuorias por el COVID-19, al igual que el año pasado. Los fieles ofrecidos se quedaron por lo tanto sin cumplir sus promesas y, también queda en el aire que puedan corresponderlas en 2022. Los devotos de Santa Marta no saben qué ocurrirá el año que viene después de que el cura titular de la parroquia, y ayer ausente, Sergio Gómez, anunciase la prohibición de pagar para alquilar un ataúd para la procesión y para que personas fuertes porteen a hombros a los ofrecidos, “Desmontó todo, acabó con todo”, apuntaba ayer una vecina de la parroquia que culpa al sacerdote de haber cambiado las costumbres de la procesión de muchos siglos.

La mayoría de los feligreses eran ayer reacios a pronunciarse sobre la polémica por las normas anunciadas por el cura. “Queremos que sea como fue siempre y, a ser posible, ya el año que viene”, deseó una asistente a la misa, pendiente aún de cumplir una promesa para su marido.

Antonio Fernández, en silla de ruedas, con familiares. // Anxo Gutiérrez

Antonio Fernández: "Hasta ahora lo que le pedimos a Santa Marta se cumplió"

decoration

La vecina de San José de Ribarteme Encarnación Lorenzo quiere que vuelva la procesión de ataúdes, pero sin burlas. “El año que se metió en un ataúd un presentador de televisión, grabando con una cámara, me pareció una burla y me sentí dolida” , recuerda, en alusión al documental grabado para National Geographic Channel en 2013.

Encarnación Lorenzo, ofrecida. // Anxo Gutiérrez

Encarnación Lorenzo: "Queremos que vuelvan los ataúdes, pero sin burlas"

decoration

El arcipreste del Miñor, Xosé Uxío Nerga, coofició la misa de mediodía junto al sacerdote sustituto en la parroquia, Javier de Ramiro, y en su predicación pidió a Santa Marta “que nos ayude a ser discretos, a guardar silencio, a callar y vivir nuestra fe discretamente. No es necesario salir en los periódicos ni en las televisiones”, señaló. Un mensaje que muchos vecinos asociaron al enfrentamiento que mantienen con el cura por la continuidad de la procesión de ataúdes pero con un nuevo formato.

Antonio Fernández, vecino de A Cañiza, fue portador de ofrecidos en ataúdes varios años en las procesiones de Santa Marta de Ribarteme y le gustaría que continuasen. “Era el atractivo de la romería”, asegura. Ayer acudió a la misa en una silla de ruedas en calidad de ofrecido por su familia. “Hasta ahora lo que le pedimos a Santa Marta se cumplió”, aseguró la esposa de Antonio, quien confía que el próximo año la situación sanitaria mejore y regrese la procesión de ataúdes: “Una prima mía será la que se meta en el ataúd”, anhela.

Montserrat Fontán, ofrecida. // Anxo Gutiérrez

Montserrat Fontán: "En 2017 me metí en un ataúd y entiendo que otros quieran"

decoration

Una fatal caída cuando recogía musgo para hacer un belén para los más pequeños de la casa le causó a Antonio Fernández una lesión medular que lo dejó tetrapléjico. “Después de estar un mes en la UCI pasó 8 meses en la unidad de lesionados medulares del Hospital Juan Canalejo de A Coruña” , explicó emocionada su suegra, quien contrajo la compromiso con Santa Marta y ayer entró de rodillas en la iglesia.

Que se siga celebrando la procesión de ataúdes como siempre también lo ve necesario Montserrat Fontán, vecina de Rubiós. “Yo ya fui en un ataúd en 2017, al año siguiente de haberme operado de cáncer de mama y fue duro, intenté hacerme a la idea que iba durmiendo y entiendo que otras personas quieran poder hacerlo” .

Matilde Carballo, ofrecida. // Anxo Gutiérrez

Matilde Lorenzo: "Vengo desde niña y siempre hubo procesión"

decoration

Una de las fieles más longevas de esta parroquia de San José de Ribarteme asistente a la liturgia de mediodía fue Matilde Carballo, que a sus 91 años acudió con su familia. Siente desde niña mucha devoción por Santa Marta y nunca, hasta la pandemia del COVID-19, la recuerda sin procesión.

Liu Shao Wei, turista. // Anxo Gutiérrez

Liu Shao Wei: "Soy de China y vengo todos los años. Es única en el mundo"

decoration

Las seis misas que acogió ayer Santa Marta de Ribarteme se celebraron sin incidentes aunque, por motivos de seguridad, se desplazaron a la parroquia cuatro patrullas de la Guardia Civil, como medida preventiva, después de los enfrentamientos del año pasado y la crispación que se mantiene entre los vecinos y el cura por “tocar” su procesión de atúdes.

Compartir el artículo

stats