La alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo, y la concejala de Promoción Económica, Desarrollo Empresarial y Empleo, Julia Loureiro, visitaron el nuevo hotel de insectos colocado desde ayer en A Veigadaña, la primera de este tipo instalada en un lugar público de la comarca.

Este particular hotel forma parte de las actuaciones que alumnas y alumnos del Obradoiro Municipal de Emprego “Mos Peregrino” están desarrollando en el tramo del Camino de Santiago Portugués a su paso por Mos.

El hotel fue realizado e instalado por el alumnado perteneciente a la especialidad de Carpintería del taller de empleo. Ellos se encargaron de todo el proceso, desde el diseño, elaboración, así como de llenarlo con el material adecuado para los insectos, y por último de la instalación en el lugar elegido para eso en el proyecto del obradoiro.

Estas estructuras pretenden atraer a las especies beneficiosas para actúen contra plagas o como agentes de polinización.

Los hoteles de insectos son estructuras que muchos insectos emplean como refugio, como las mariquitas, larvas de escarabajos, abejas y avispas solitarias, que los utilizan para construir las celdas donde se reproducirán. Estos insectos lo que buscan son agujeros y galerías, que normalmente realizan en madera muerta, pero al eliminar esta madera de los bosques se genera un grave impacto en todas las especies que dependen de ella.

Los hoteles de insectos son una forma de compensar la carencia de huecos naturales proporcionándolos de forma artificial. El material que se emplea debe tener huecos para que pueda ser utilizado por las especies, ya que es en los agujeros donde se introducen los insectos.

En el caso del hotel mosense el material usado fueron cañas, ladrillo, piñas, pico o perfume de los pinos, y desechos reciclados del monte (tronco de pino y ramas). El ladrillo es el material más utilizado por las abejas, el resto de material se utiliza de forma indiferente por el resto de insectos, los agujeros no deben ser muy grandes para proteger a las larvas e insectos del interior, de los depredadores naturales.

Con los hoteles de insectos se pretende atraer a las especies beneficiosas para que desarrollen sus funciones como organismos auxiliares contra plagas de plantas, o como agentes de polinización.

Área de descanso y lavadero

Además del hotel de insectos, el Obradoiro realizó también en A Veigadaña un muro y un área de descanso que están a punto de finalizar. En el entorno del Pazo de Mos, en la subida del Camiño da Rúa, recuperaron un lavadero; y a lo largo de todo el trazado del Camino a su paso por el municipio instalaron un total de 10 papeleras y 5 bancos de madera con la característica flecha amarilla emblema del Camino. Actuaciones que seguirán siendo complementadas por otras que se irán desarrollando hasta que finalice el Obradoiro, como una mejora prevista en la zona de Os Cabaleiros.

En lugares públicos, además del nuevo de Mos existen “hoteles de insectos” en la isla de Sálvora y Allariz, y también Salceda de Caselas instalará el suyo dentro de unos días.