Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gondomar apura la peatonalización de la plaza Rosalía de Castro

El Concello saca a concurso las obras por 833.000 para llevarlas a cabo en primavera | Espera que la Diputación financie el 80%

La plaza Rosalía de Castro con el mercado de abastos al fondo.

La plaza Rosalía de Castro con el mercado de abastos al fondo.

La peatonalización de la plaza Rosalía de Castro de Gondomar se acelera. El Concello sacará a concurso las obras en las próximas horas por importe de 833.544 euros y las empresas tendrán un plazo de 26 días para presentar sus ofertas. La intención del gobierno municipal es firmar el contrato con la constructora que resulte ganadora después del verano para que el proyecto esté terminado “la próxima primavera”, según confirmó ayer el alcalde, Paco Ferreira.

El regidor dio a conocer en mayo sus previsiones de retirada del tráfico rodado y de las 40 plazas de aparcamiento en el entorno más comercial de la villa, donde se concentran en torno a medio centenar de negocios, mercado de abastos y hostelería incluidos. En solo tres meses, el anteproyecto y el proyecto definitivo están listos y la oferta pública para ejecutar los trabajos en marcha. Unos trámites que se han agilizado, explica el regidor, para facilitar la obtención de la subvención provincial.

Medio centenar de negocios se concentran en el entorno

decoration

Y es que Ferreira confía en que la Diputación financie el 80% del coste a través del plan Reacpon, una línea de ayudas creada para la humanización de espacios públicos. “Tener todos los informes sectoriales, el pliego de cláusulas listo y el concurso en marcha nos otorga más puntos a la hora de competir por la subvención”, recalca.

La resolución que pone en marcha la licitación pública del proyecto figura ya en la web municipal. Según reza el documento, la pretensión es transformar una superficie de aproximadamente 2.543 metros cuadrados, de los cuales 1.777 son de uso exclusivo para el tráfico rodado, que se redireccionará hacia el aparcamiento ubicado junto al río. Se dotará así el nuevo espacio peatonal con “zonas de descanso y relación, aparcabicis, mesas y asientos y masas vegetales”.

El alcalde asegura que "se permitirá acceder para dejar o recoger personas y compras"

decoration

La eliminación de la circulación no será total, según el documento, ya que “se dará entrada y salida de única dirección a los vehículos de residentes, trabajadores y carga y descarga necesarios para el mercado y locales de la zona”. En este sentido, el alcalde asegura que “se habilitará una zona de carga y descarga con capacidad para diez vehículos y se permitirá el acceso para dejar o recoger personas o compras”.

Preocupación entre los comerciantes del entorno

Comerciantes del entorno han mostrado su rechazo al proyecto e incluso han recogido firmas para exigir diálogo al gobierno municipal al respecto. Ferreira mantuvo recientemente una reunión con ellos para trasladarles un mensaje de tranquilidad porque, asegura, “el proyecto será beneficioso para todos”. La retirada del tráfico será, según temen los afectados sin embargo, “una ruina”. “Aquí viene a comprar gente de las parroquias de Gondomar e incluso de otros municipios. Si no tienen dónde dejar el coche se irán a otro sitio”, comentaban ayer en un supermercado. “El alcalde nos puso como ejemplo Barcelona, una tomadura de pelo. Tenemos que ser conscientes de dónde estamos y el tipo de comercio que tenemos para no perjudicarlo”, recalcaban desde otra tienda.

El proyecto tampoco gusta a grupos de la oposición como Manifesto Miñor, que insiste en que “en este momento de inseguridades sociales y económicas, cualquier fallo puede tener consecuencias nefastas para docenas de puestos de trabajo”. La formación convoca a los afectados a una nueva asamblea este sábado a las 21.00 en el auditorio Lois Tobío.

Compartir el artículo

stats