Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cura de Santa Marta: “Los ataúdes no se acabarán pero sí el comercio con ellos”

Un ataúd infantil ofrecido en la procesión en honor a Santa Marta de Ribarteme en As Neves, en 2016

Un ataúd infantil ofrecido en la procesión en honor a Santa Marta de Ribarteme en As Neves, en 2016 Marta G. Brea

El sacerdote titular de la parroquia de Santa Marta de Ribarteme, Sergio Gómez, calma el temor de los vecinos y garantiza la continuidad de la procesión de Santa Marta con ataúdes en esta parroquia de As Neves, en el futuro, una vez que las condiciones sanitarias permitan recuperar esta tradición que, a día de hoy es inviable, al no poder asegurar las distancias entre las personas y que existe en el valle del Termes desde la Edad Media

EEl titular de la parroquia nevense rechaza el alquiler de féretros y el cobro por portear EEl Obispado delega en un próximo párroco el futuro de una procesión más “purificada”

“Con lo que sí he acabado es con el comercio que existía en torno a los ataúdes, y con que se cobrase por su alquiler y por portear a personas ofrecidas” explica el aún párroco titular de Santa Marta de Ribarteme, Sergio Gómez, quien añade:

“La procesión con ataúdes no corre ningún riesgo pero sí debe contar con unos límites para evitar que se convierta en un carnaval”

decoration

Actualmente y desde hace casi un año, el sacerdote titular de Santa Marta de Ribarteme está siendo sustituido por otro cura de parroquias vecinas tras haber tenido importantes desavenencias, el año pasado, con parte de los vecinos tras haber introducido numerosos cambios a su llegada. “Sí, sigo siendo el titular, pero actualmente me sustituye un compañero hasta que las cosas se calmen” explica el sacerdote, quien considera que este y el anterior han sido años “nulos” para esta tradición pero la romería de Santa Marta se retomará cuando sea factible.

  • Los ataúdes de Santa Marta, en el aire
    Sacerdotes que han dirigido la parroquia consideran que su significado se ha trivializado mientras que los vecinos defienden que se recuperen en cuanto la pandemia lo permita

Esta tradición religiosa con ataúdes que ha sido recogida por The Guardian y National Geographic podría volver a As Neves en 2022, si sanitariamente es posible, pero las personas ofrecidas no tendrían que gastar dinero para poder cumplir su promesa, según el párroco titular.

“Yo ya había hablado con una funeraria y proporcionaría gratuitamente los ataúdes, de modo que habría suficientes para las personas ofrecidas, sin que tuviesen que alquilarlos”

decoration

. En los últimos años los ofrecidos pagaban 100 euros por el alquiler de un ataúd, una medida adoptada por el anterior párroco para alejar a falsos ofrecidos sin devoción real.

Procesión de ataúdes vivientes de Santa Marta de Ribarteme Marta G. Brea

Además, el actual cura titular rechaza que se le pague a personas para que porteen a hombros a la persona ofrecida que va en el ataúd. “No se puede cobrar por actos de piedad y de fe” explica el párroco, quien cree que el rechazo que existe en la parroquia hacia él es por los cambios que introdujo “porque acaban con el negocio que existía alrededor de la procesión de los ataúdes de Santa Marta” apunta.

Desde el Obispado de Tui-Vigo aclaran que le corresponderá “al párroco que sea nombrado por el Obispado en el futuro decidir qué se puede y debe hacer en las circunstancias de años venideros”, teniendo en cuenta las directrices y normas de la Santa Sede, ”que no son capricho de los párrocos” y que se citan en el número 1 de la Nota de la Vicaría de Pastoral, “para ir purificando lo relativo a la manifestación y devoción de los fieles en el culto a Santa Marta”.

En este sentido, desde el Obispado aclaran que “una simple lectura del Directorio de Pastoral sobre ese aspecto invita a evitar que la procesión sea un espectáculo folclórico y no devocional; a que nunca deben primar las procesiones sobre los sacramentos; a que el centro del cristianismo es Cristo y no los santos; a que en asuntos de fe lo espiritual es más importante que lo externo y lo material”.

Desde la Diócesis consideran que estos dos años de imposibilidad de celebrar la procesión son la ocasión propicia “para reflexionar acerca de cómo purificar y mejorar en el futuro, el culto y la verdadera devoción a santa Marta”.

Compartir el artículo

stats