Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Instalan una torre de alarma de Eiras pese a la oposición vecinal

Residentes en el barrio de O Conde, en Arcade, protestan por su ubicación junto a viviendas | La Policía impidió que se acercaran

Vecinos frente al cordón policial que ayer protegió los trabajos de instalación de la torre de alarma en el barrio de Arcade.   | // AVV O CONDE

Vecinos frente al cordón policial que ayer protegió los trabajos de instalación de la torre de alarma en el barrio de Arcade. | // AVV O CONDE

Operarios contratados por la Xunta iniciaron ayer la instalación en el barrio de O Conde, en Arcade, de una de las torretas de alarma de la presa de Eiras. Un grupo de más de 30 vecinos mostraron su oposición a los trabajos porque la torre de 11 metros de altura estará demasiado cerca de casas habitadas. El despliegue de agentes de la Policía Nacional en la zona impidió, desde las 8 de la mañana, que los residentes pudieran paralizar las tareas, tal como era su intención.

Los vecinos afectados confiaban en que el Concello de Soutomaior acordase con Augas de Galicia otra ubicación para la infraestructura. La torreta contará con tres bocinas de alarma que sonarán en la zona si es necesaria una evacuación, dentro de una red de cinco sirenas de aviso a la población en caso de un incidente grave en el embalse.

Carlos Míguez, portavoz de la asociación vecinal de O Conde, explicó que el de ayer ya era el tercer intento de instalación de la torre y que a diferentes de los anteriores, esta vez no pudieron impedir que se desarrollasen los trabajos por la presencia de la Policía Nacional. “Nos advirtieron de la posibilidad de recibir multas administrativas, por lo que para evitar problemas, nos retiramos de la zona al cabo de un par de horas”, dice Míguez, que traslada el malestar de los vecinos con la actuación y con el alcalde, Agustín Reguera. “Él quedó de consensuar un sitio mejor para la torre, porque aquí en O Conde va a estar delante de casas donde vive gente mayor y enferma”, dice el portavoz vecinal, que aclara que entienden la necesidad de la infraestructura, pero donde no perjudique. “Faltó a su palabra; ayer no apareció, sino que vino la Policía”, lamenta.

Compartir el artículo

stats