Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan antibotellón llega al fin a Baiona con cinco patrullas

Tres de la Policía Local y dos de la Guardia Civil ponen freno a las aglomeraciones este fin de semana tras el descontrol del anterior

Dos unidades de la Policía Local blindaban ayer el acceso a la muralla de la fortaleza y el parque.

Dos unidades de la Policía Local blindaban ayer el acceso a la muralla de la fortaleza y el parque.

El plan antibotellón que los gobiernos municipal y autonómico anunciaron con la entrada de julio y el macrobrote de los viajes estudiantiles a Mallorca llega con un fin de semana de retraso a Baiona. Tras un primer botellón del verano descontrolado el pasado sábado con más de 200 jóvenes concentrados en el habitual escenario del parque de A Palma, Concello y Subdelegación del Gobierno han acordado reforzar la presencia policial las noches de ayer, de hoy y de todo el verano. El Ayuntamiento dotará el turno de noche de los jueves, viernes y sábados de tres patrullas de la Policía Local, mientras que la Guardia Civil mantendrá dos dotaciones exclusivas para la villa real en las mismas jornadas e incluso recibirá refuerzos desde la Comandancia pontevedresa con equipos de la Unidad de Seguridad Ciudadana.

Ayer se incorporaron 8 auxiliares a la Policía Local y los agentes realizarán horas extra para cubrir los refuerzos

decoration

Así lo confirmó ayer el concejal de Seguridade baionés, Óscar Martínez. El refuerzo del cuerpo de seguridad municipal para las noches más conflictivas del verano será posible gracias a la incorporación ayer mismo de ocho auxiliares que apoyarán a los diez agentes de la plantilla que prestan servicio en la calle y a las horas extra, indicó el edil.

Los efectivos de la Guardia Civil se incrementarán incluso en las fechas de previsión de mayores aglomeraciones, como las Festas da Anunciada el primer fin de semana de agosto o los conciertos destacados del programa cultural estival.

200 jóvenes

El operativo del pasado fin de semana, el primero del verano, en el que desembarcan los veraneantes y se desplazan incluso numerosos jóvenes desde localidades limítrofes y hasta desde Vigo, se quedó en una única patrulla de la Policía Local, unas vallas y cintas para cerrar el acceso al parque y a la muralla de la fortaleza, y otra dotación de la Guardia Civil para toda la comarca.

Tras una noche de reencuentros y copas sin distancia ni mascarillas en muchos casos saltaron todas las alertas y el gobierno municipal solicitó apoyo al Gobierno y a la Xunta, pero la Policía Autonómica no ha respondido por el momento, según apunta el edil.

Las patrullas se apostaron ayer en los accesos al parque baionés y, al cierre de esta edición, la situación estaba controlada, después de impedir el paso a varios grupos. Los equipos de agentes realizaron también recorridos disuasorios para disolver reuniones en zonas sensibles como Os Tendais o Santa Liberata.

Compartir el artículo

stats