Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El primer botellón del verano supera a Baiona

Más de 200 jóvenes invaden A Palma hasta altas horas | El alcalde pide refuerzos de Policía Autonómica y Guardia Civil: “Esto es imposible de controlar, no tenemos medios”

El primer botellón del verano supera a Baiona

El primer botellón del verano supera a Baiona

Llegó la temporada de veraneo a Baiona y, con ella, el clásico botellón. Más de 200 jóvenes se congregaron en el parque de A Palma y la muralla de la fortaleza de Monte Boi la madrugada del domingo hasta altas horas sin control por parte de las fuerzas de seguridad. El refuerzo de la vigilancia anunciado tanto a nivel municipal como autonómico precisamente para evitar aglomeraciones con alto riesgo de contagio, después del macrobrote estudiantil llegado desde Mallorca, se quedó escaso en la villa real. Tan solo una patrulla de la Policía Local y otra de la Guardia Civil –para toda la comarca del Val Miñor– estuvieron operativas la noche del sábado. El alcalde, Carlos Gómez, solicitaba ayer refuerzos tanto a la Xunta para que envíe dotaciones de la Policía Autonómica como a la Subdelegación del Gobierno para que haga lo propio con más efectivos en el cuartel. “Esto es imposible de controlar, no tenemos medios”, manifestó.

Solo una patrulla de la Policía Local y otra de la Guardia Civil estuvieron operativas la noche del sábado

decoration

La noche del viernes se saldó sin incidencias pese a tratarse del primer fin de semana de apertura del ocio nocturno. El Concello colocó vallas para impedir el paso a la habitual zona de aglomeraciones en A Palma pero fue la lluvia la que disuadió a los jóvenes de reunirse. El sábado llegaron las concentraciones habituales de cada verano, incrementadas a partir de la una de la madrugada al cerrar los locales de ocio nocturno. El número de efectivos disponibles para poner coto a las aglomeraciones se redujo a cuatro, dos de la Policía Local y otros tantos de la Guardia Civil, según confirmó el regidor baionés. “No se pudo desalojar porque con tan pocos agentes sería un problema meterse”, señaló.

La localidad reactivó el turno de noche a diario el 1 de julio, según confirmaron el regidor y el edil de Seguridad, Óscar Martínez. Pero los auxiliares que refuerzan el servicio cada verano se incorporarán todavía en los próximos días, tras realizar las pruebas ayer mismo. De manera que el próximo fin de semana serán más los agentes disponibles para impedir el botellón. Aún así, “será insuficiente”, de manera que Gómez Prado insistió en solicitar ayuda a las demás administraciones.

El PP pide la dimisión del concejal de Seguridade por "irresponsabilidad"

decoration

Fiestas en viviendas y retrovisores arrancados

Y es que las incidencias no se concentran únicamente en A Palma. Hubo llamadas por fiestas en viviendas, concentraciones menores en otros espacios como A Percibilleira u Os Tendais, e incluso altercados como ocurrió en A Ramallosa. En Sabarís, además, se registraron daños en vehículos. Al menos siete coches aparcados en la Avenida Julián Valverde amanecieron sin retrovisores, arrancados a patadas.

La situación generó ayer críticas por parte del PP, que ve “un problema de inseguridad grave en Baiona”. Su portavoz, Ángel Rodal, solicitó la dimisión del concejal de Seguridad Ciudadana por “la irresponsabilidad de anunciar un plan antibotellón que no era más que humo y por su “nefasta gestión al frente de la concejalía al no prever el refuerzo de la plantilla de la Policía Local desde el inicio de la temporada estival, como ya ocurrió en 2020, año en que los auxiliares se incorporaron el 1 de agosto, porque el tripartito se retrasó en tramitar la solicitud”.

Compartir el artículo

stats