Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Descubren los restos de un campamento romano temporal en la Serra do Suído

Un grupo de investigación pretende realizar una prospección para confirmar el hallazgo | Tendría una antiguedad superior a los 2.000 años y está en peligro de desaparecer

Parte del recinto amurallado hallado en Covelo. // D.P.

Parte del recinto amurallado hallado en Covelo. // D.P.

Un grupo de investigación con especialistas en distintos ámbitos y centrado en el estudio de la presencia militar romana en el noroeste ibérico (Roman army) ha descubierto los restos de un campamento militar romano en el municipio de Covelo, concretamente en la parroquia de Prado, en plena Sierra de Avión.

El hallazgo fue comunicado por sus descubridores (João Fonte, José M. Costa-García y Manuel Gago Mariño), al Concello de Covelo y a la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural de Galicia para su catalogación, ya que hasta el momento no existía conocimiento del mismo, aunque la toponimia de la zona podría orientar a la existencia en la antigüedad de una fortificación pues la zona se conoce como Castelo do Faro.

El Concello de Covelo se muestra dispuesto a colaborar en el estudio del yacimiento

decoration

Según explicó ayer a Faro Pablo Castillo, alcalde de Covelo, este grupo de investigación, con profesores de la Universidad de Santiago de Compostela, se puso en contacto con el Concello para informarle del hallazgo y de la posibilidad de que el Ayuntamiento pudiese colaborar en un trabajo arqueológico al que, inicialmente, el Concello se muestra en predisposición.

Este grupo de investigación logró identificar una larga serie de asentamientos directamente relacionados con la presencia del ejército romano en diversos puntos del noroeste peninsular desde el año 2007. La mayoría son campamentos temporales o pequeñas fortificaciones (castella) relacionados con los últimos episodios de la conquista de la península ibérica por los romanos (s. I a. C.).

El descubrimiento fue realizado a través del procesamiento de datos LiDAR (un sistema digital de escaneado y procesamiento de imagen para investigación) y revisión de la fotografía aérea y satelital y ahora pretenden intentar aclarar la naturaleza arqueológica del lugar, “con el fin de avalar la hipótesis de que se trate de un asentamiento militar romano de época tardorrepublicana o altoimperial, lo que solo podrá ser debidamente validado con un trabajo arqueológico de campo debidamente orientado al efecto”, según un informe realizado sobre el descubrimiento en poder del Concello.

El hallazgo cuenta con una muralla construida con piedra granítica local y ocuparía un área de 5 hectáreas

decoration

El hallazgo está situado a 1.148 metros sobre el nivel del mar y se trata de una planta de tendencia ovalada, conformada por una muralla construida con piedra granítica local, ocupando un área en torno a las 5 hectáreas. El recinto busca ceñir el punto más elevado de la sierra y descender aprovechando la ladera de suaves pendientes, adaptándose al accidentado terreno. En el lienzo oeste son visibles una serie de estructuras de planta cuadrangular integradas en la muralla de funcionalidad desconocida.

Restos de la muralla del campamento localizado. // José Costa

“Las características del sitio no nos permiten clarificar su cronología, aunque como hipótesis consideramos que puede tratarse de un campamento militar romano temporal, aunque solo trabajos arqueológicos orientados específicamente podrán confirmar esta hipótesis”, mantienen los investigadores.

Catalogación urgente

Los responsables del descubrimiento consideran además que está en grave peligro de desaparición y han solicitado la rápida inclusión en el Inventario de Xacementos Arqueolóxicos do Servizo de Arqueoloxía da Subdireción Xeral de Conservación e Restauración de Bens Culturais de la Xunta, así como en el respectivo Inventario Arqueológico del Concello de Covelo.

Además recomiendan la rápida activación de medidas para su estudio y protección, para evitar así un mayor deterioro y la pérdida de valiosa información arqueológica e histórica. De hecho, la instalación de eólicos y la apertura de caminos para los mismos ya ha afectado al asentamiento.

El presidente de la Comunidad de Montes de Prado y concejal socialista de Covelo, José Fernández Muradás, indica que el vecindario conocía esos muros “y siempre creímos que en la antigüedad debió ser un curro para caballos”. Explica que está exactamente en el monte do Chouzo, muy cerca del nacimiento del Tea, a 200 metros de la capilla de A Xestosa y 80 metros del lugar conocido como Castelo do Faro. “Parte de la muralla fue destruida por una pista de acceso al parque eólico y otra parte por el saqueo de piedras para jardines”, añade.

Compartir el artículo

stats