La sección sindical de la CUT denuncia las presiones a las que se está sometiendo actualmente a la plantilla del servicio de recogida de basuras de Redondela por parte de la empresa Urbaser. Esta situación se produce después de la reunión mantenida entre el concejal de Medio Ambiente, Roberto Villar, con los responsables de la concesionaria tras registrar 300 incidencias en el servicio en los últimos dos años.

Desde el sindicato explican que el eficaz seguimiento que está haciendo el departamento de Medio Ambiente sobre este servicio público se está traduciendo en más presión sobre los trabajadores. “La empresa se dirigió a los empleados en unos términos intencionadamente ambiguos en los que exigía dejar las paradas limpias, creando dudas entre el personal a la hora de qué meter o no dentro del contenedor verde, dejando esto a la libre interpretación de cada operario, una situación que va en contra de la credibilidad del propio sistema de separación de los residuos”, explica el presidente de la sección sindical de la CUT, Manuel Iglesias.

Maquinaria no funcional

Asimismo advierte que la empresa continúa “bajo mínimos en personal y con una maquinaria obsoleta y no funcional”, una situación que contrasta con el incremento de la carga de trabajo. Por último señala que, debido a la pandemia del COVID-19, los camiones de recogida van solo con un peón en la parte trasera a pesar del aumento de voluminosos. “Esto es una regla de tres, y con personal insuficiente todo el servicio cojea”, concluye Iglesias.